"Merece la pena luchar para que se conozca la esgrima histórica"

Para cada persona existe una disciplina que se adapta como un guante a sus necesidades. Si tus intereses incluyen adquirir conocimientos históricos mientras realizas una actividad física, te reactivas y conoces a otras personas, la esgrima histórica lo aúna todo y más. Su práctica es toda una realidad en La Laguna, donde un grupo de apasionados por esta actividad formó hace cinco años la Asociación de Esgrima Histórica Puente de Piedra.

"Una disciplina súper bonita, que engancha, muy interesante y divertida". Así la describe a grandes rasgos su presidente, Felipe González Rodríguez, quien anima a todos los interesados a acercarse al pabellón Francisco Peraza de La Manzanilla (La Laguna) donde entrenan y entrar a formar parte de este mundo apasionante en el que nunca se deja de aprender. ¿Los requisitos? Solo ser mayor de edad.

"Jamás había hecho deporte, pero empecé a animarme y encontré en la esgrima histórica la disciplina que me gustaba y que iba conmigo", asegura el presidente y portavoz de sus compañeros de la asociación, quien explica en esta entrevista al medio canario AtlánticoHoy el origen, desarrollo y práctica actual de esta disciplina que siglos atrás estuvo presente en las Islas, donde se llevaron a cabo duelos y se usaron las armas que ellos conocen y utilizan, ahora como simuladores, por lo que también "forma parte de nuestra historia".   

Image

Vídeoentrevista AH al presidente de la Asociación de Esgrima Histórica Puente de Piedra | AH

- ¿Cómo empezó en el mundo de la esgrima histórica?
"Todo empezó por casualidad. Mi hermano vio el anuncio de unos talleres que se impartían de esgrima histórica en el monte y nos apuntamos un poco a lo loco. Allí conocimos al que se convirtió en nuestro instructor, denominado maestro de armas en esgrima histórica, Miguel Ángel García Baute. A pesar de las arduas caminatas por el monte para el calentamiento y demás, la verdad es que aquello nos enganchó y lo convencimos para ampliarlo, sobre todo porque nosotros queríamos seguir aprendiendo y practicando. Al final acabamos montando una asociación, más que nada por si alguien nos podía facilitar un sitio adecuado para poder practicar y ya llevamos cinco años, fruto de cuatro locos en el monte. Ahora estamos en una nueva etapa de andadura de la asociación y con mucha esperanza de que siga para delante y que se animen más, porque de verdad engancha, es muy interesante y muy divertida. Nosotros nos divertimos mucho practicándola sobre todo. Si no, yo no lo haría".

- ¿En qué consiste la esgrima histórica? ¿Es como una clase práctica de historia?
"La esgrima histórica es el estudio, no la adaptación, sino la recuperación de lo que se hacía antiguamente en los combates y duelo a espada de la antigüedad. La principal diferencia es que nosotros no competimos, solo estudiamos, por lo que nuestros asaltos, que no son muchos, son de estudio, más lentos, marcando el golpe y estudiando su fisionomía y la del arma, además de adaptándola y extrayendo de los tratados que hay, que no son muchos, cómo se usaban antiguamente estas espadas. Intentamos que sea lo más fiel posible aunque, cuanto más para detrás te vas en los tratados, menos datos encuentras. Consiste, entonces, en recuperación y también tiene un trabajo de intuición, investigación y exploración. Intuir cómo podría haber sido lo que no se puede recuperar de los tratados. Un arma tiene unas características determinadas, por lo que se intenta extraer de esas características y de la posición del cuerpo en los tratados cómo puede ser ese movimiento, esa estrategia en concreto y en eso consiste la disciplina. En cambio, la esgrima deportiva es deporte y tiene sus acotaciones para el nivel deportivo".

- ¿Cómo ha sido su desarrollo en Canarias?
"Sé que ha habido varios intentos en el área metropolitana, aunque no dieron muy buenos frutos. También sé que el maestro Querubino, en el Puerto de la Cruz, inició su propia escuela de esgrima, sobre todo medieval. En paz descanse, falleció hace no mucho, y actualmente no sé en qué quedó su escuela, pero en el área metropolitana de Santa Cruz- La laguna somos los únicos, los únicos bobos que hemos aguantado el tirón porque merece la pena el esfuerzo, merece la pena luchar para que la gente la conozca".

Vídeoentrevista a Felipe González en el estudio de grabación de AtlánticoHoy | AH

-¿ A qué perfil va dirigida su práctica?

"La idea principal de nuestro grupo era muy concreta. Queríamos ser un grupo de compañeros a los que le llamara la atención la esgrima historia y quisieran practicarla y conocerla. A pesar de haber formado asociación y haber constituido algo un poco más serio, la idea sigue siendo la misma y el perfil que nosotros buscamos es precisamente el mismo: personas que quieran pasárselo bien. Esto lo puede hacer cualquiera, no solo chicos. Buscamos chicos y chicas. No hace falta tener un físico determinado, cualquiera puede practicarla. En principio es para mayores de edad por razones legales, porque como no somos muchos no podríamos pagar los incrementos de seguro que harían falta".
- ¿Cuáles son los principales beneficios de la esgrima histórica?
"Es una recuperación cultural, cultura de todos los europeos, los españoles también y los canarios, por supuesto. Ya fuera del ámbito cultural, se trata de un ejercicio físico. Si no fuera por esto no me podría sentar en esta silla. Nunca he hecho ejercicio físico y la esgrima me ha animado mucho. Nosotros hacemos un calentamiento previo y se hace mucho ejercicio físico. Eso ya es muy bueno. ¡Y te diviertes! Somos un grupo bastante cohesionado, que nos relacionamos muy bien entre nosotros. Yo he tenido que parar el calentamiento porque no he podido aguantar las ganas de reírme. El ambiente que se respira es muy bueno, y eso, quieras o no, tener un grupo de personas con el que te lo pasas bien es mejor que estar en la calle delinquiendo".
- ¿Es necesario invertir mucho en seguridad?
"Es donde más se va a invertir. Es el pilar porque, aunque para nosotros lo principal es divertirnos y llevarnos bien entre todos, venir a disfrutar, la seguridad es primordial. Usamos como protecciones físicas las de la esgrima clásica: guantes, chaquetilla y careta. En Canarias es difícil encontrarla pero en Península rápidamente las tiendas responden y el material lo tienes en poco tiempo. Aparte de las protecciones que usamos, las armas son simuladores. Nunca usamos armas reales ni de filo puesto que no las puedes sacar de casa. Pero la protección es fundamental. Nuestras armas están homologadas como armas de práctica. De hecho no me gusta llamarlas armas. Son simuladores porque no puedes herir. Si te doy un balonazo en la cara te hago daño, pues esto es igual. Pero nosotros tenemos mucho cuidado y, además, no hay un contacto real, no luchamos realmente. Se basa en marcar el golpe. De hecho, muchas veces nos quedamos a un palmo del cuerpo del adversario porque no interesa acertar a nivel deportivo. No me van a dar un punto por haber acertado. Lo que queremos es aprender cómo era el movimiento, cómo se desarrollaba el asalto, el combate y aprender de ello recuperándolo, porque al fin y al cabo es historia. Por otro lado, somos europeos y todo el mundo sabe de esgrima japonesa, qué es una catana, un samurái, pero muy poca gente conoce que a finales del siglo XVIII, principios del XIX, aquí se usó el espadín, el sable de duelo. Muy pocos conocen las categorías de armas de filo que se usaron aquí, no solo en España, sino en toda Europa, como una cultura unificada. Impartimos sobre todo esgrima de la escuela italiana del norte porque nuestro instructor aprendió con un maestro alemán que era la que daba. No tenemos nada en contra de la esgrima española, que se llama destreza española, pero ella no bebe de nada. Es una técnica que surgió y se hizo en España. La mayoría de las asociaciones de la Península la usan, pero nosotros queríamos optar por la esgrima europea. La esgrima italiana del norte bebe de Francia; entonces tenemos la esgrima italiana más la francesa y estaríamos englobando más cosas. Esta es una de las razones por las que se decidió usar esta escuela".

"Muchas veces nos quedamos a un palmo del cuerpo del adversario porque no interesa acertar a nivel deportivo. No me van a dar un punto por haber acertado. Lo que queremos es aprender cómo era el movimiento, cómo se desarrollaba el asalto, el combate y aprender de ello recuperándolo, porque al fin y al cabo es historia"

- ¿Tienen contacto con otras asociaciones? ¿Realizan exhibiciones?
"Aquí, por la insularidad, y por las limitaciones propias de nuestra asociación, de momento somos pocos. Los contactos quehemos tenido con otras asociaciones han sido más bien de consulta: cómo lo plantean y se han organizado, pero sé que en Península se hacen no competiciones, sin combate, sino demostraciones. Se juntan varias escuelas y hacen exhibiciones. Nosotros también hicimos alguna pequeña exhibición. Nos basamos principalmente en exhibiciones, sobre todo para que los ciudadanos vean lo que era históricamente un asalto, el arte de la espada aquí en Europa. Esto es una recuperación cultural y se hizo en Canarias. Sé que no es el juego del palo, pero en el Archipiélago se llevaron a cabo duelos y se usaron estas armas, las que nosotros estamos usando, por lo que forma parte de la historia nuestra".  

- Ustedes siguen un ideal moral, intelectual y filosófico que todo practicante debe seguir...
"Sobre todo, respetamos las convenciones y el honor de los asaltos de la época. Antes, la mayoría de ellos eran a primera sangre. No se pretendía matar al adversario sino herirlo, hacer un pequeño corte y que sangrara, y el problema que yo tenía contigo ya estaba resuelto. Dentro de la asociación existe respeto entre todos. Si tienes algún problema personal con alguien de la asociación o algún problema personal tuyo lo resuelves de puertas para fuera porque, al fin y al cabo, no puedes ponerte a hacer el tonto con un simulador, aunque con un balonazo también puedes hacerle daño a alguien. Hay que tener un poco de cuidado y eso es lo principal para nosotros: el respeto y el cuidado, porque las personas que tienes delante te están prestando su cuerpo para que tú aprendas y tú se lo estas prestando a ellos. Somos un grupo de amigos, de compañeros, que queremos aprender este arte y desarrollarlo, y eso solo lo puedes hacer con respeto a quien tienes delante. En cuanto históricamente, el honor de caballeros que están batiéndose y aprendiendo juntos, llevando la filosofía de esa época. Aunque se tiende a pensar que el europeo fue un borracho deslenguado, no, los caballeros tenían su honor entre ellos, se respetaban, respetaban a su adversario, incluso si la persona con la que te estabas batiendo no era tan rudo como tú, pues intentabas no herir a la primera en sangre, sino que te bastaba con demostrarle que no vas a poder conmigo. No se pretendía herirlo, ni matarlo, ni aprovecharse de saber más. De vez en cuando tenemos clases teóricas y en ellas se intenta enseñar esa filosofía de la época además de la historia del momento, porque sin el contexto histórico no haces nada".
"Hay que tener un poco de cuidado y eso es lo principal para nosotros: el respeto y el cuidado, porque las personas que tienes delante te están prestando su cuerpo para que tú aprendas y tú se lo estas prestando a ellos. Somos un grupo de amigos, de compañeros, que queremos aprender este arte y desarrollarlo, y eso solo lo puedes hacer con respeto a quien tienes delante"

- ¿En qué consiste un entrenamiento?
"Dividimos el entrenamiento en una serie de movimientos o fases de armas y, mientras, Miguel Ángel nos está explicando el ejercicio en el momento, por ejemplo, cómo sería un asalto, el contexto histórico. La mayor defensa que podemos tener nosotros con el rival es la distancia que pongamos y Miguel Ángel siempre nos lo recuerda, diciéndonos que si fuera un asalto real de la época empezaríamos mucho más lejos, tendríamos que acortar terreno, venir al adversario, todo eso in situ mientras estamos realizando la práctica. También metemos esa parte histórica, esa cultura de lo que era la esgrima. Sin el contexto histórico no entiendes el porqué hacían lo que hacían".
                                          ImageFelipe González nos muestra uno de sus simuladores predilectos | AH

Tipos de simuladores empleados

Las espadas no tienen filo ni punta y pesan en torno a un kilo. Uno de los simuladores más utilizados en sus entrenamientos es el sable, en este caso, un simulador de esgrima deportiva "muy bueno a la hora de imitar los movimientos de un sable real, aunque tendría más ancho", expone Felipe González. 

Asimismo, reconoce que el peso no es igual al del sable real pero a la hora de simularlo y de la seguridad "viene muy bien". De hecho "para la espada larga, con la que nosotros empezamos, usamos simuladores de madera", comenta.

Hoy en día, para la espada larga existen también simuladores sintéticos que, en cuanto al peso y manejo, se asemejan más pero "históricamente nosotros preferimos usarlos de madera, aunque ahora es una línea que no estamos usando porque nos gusta centrarnos en los periodos históricos que sí vivió Canarias dentro de Europa. Por ello, estamos empleando los del siglo XVII", matiza.

Por otro lado, utilizan, además, el florete de estilo italiano, que se asemeja a una espada de duelo o un espadín. "Esto es esgrima de punta y para mí, si tienes que enfrentarte en armas con otro adversario, es el arma que hay que usar. Esto es una bala, todo lo que es de punta es mortal de necesidad, por lo que este estilo es muy práctico a la hora de batirse en duelo".

Añade que "los movimientos son muy rápidos, muy veloces". Mantiene que "hay maestros japoneses de esgrima que alaban los ejercicios del espadín, de la espada de duelo europea". Prosigue asegurando que se trata de "un arma muy práctica" y que, en cuanto a la técnica, es "muy rica". De hecho, para poder realizar un asalto verdaderamente fiel "hay que estudiar mucho este arma porque un paso en falso es perder el asalto".

La favorita del presidente a Asociación de Esgrima Histórica Puente de Piedra es la más vistosa de todas. Un rapier, "que aquí se llamó ropea", explica. La ropea española, en vez de tener los lazos, tenía una taza que protegía la mano. Asimismo, estos lazos "ofrecen unos beneficios, la taza otros: los lazos sirven para enganchar la hoja del adversario mientras que la taza era para evitar que la hoja te llegara". La espada de punta y corte, como el sable, no solo se usa en estocadas, sino que también puede cortar, "lacerar más bien", explica este aficionado. "No se podía cortar un brazo con este arma pero sí provocar laceraciones en duelo a primera sangre, que era lo normal. Es el arma de los mosqueteros. Siempre la presento así cuando me preguntan", asegura.

"Lo ves en movimiento y engancha. Es imposible que no te guste. Es una belleza y, además, puede engalanarse un asalto con este arma usando un poco de esgrima escénica", añade.