El Médano separa a windsurfistas de bañistas por seguridad

El Cabildo de Tenerife acaba de adjudicar el balizamiento con boyas de las playas de El Médano y Leocadio Machado, en Granadilla, cuya presencia servirá para separar los deportes acuáticos (windsurf y kitesurf) de la zona de bañistas. El plazo de ejecución de esta actuación será de tres meses.

Se trata de una actuación incluida en el Marco Estratégico de Desarrollo Insular MEDI-FDCAN que supondrá una inversión de 127.757 euros, ha informado el Cabildo en un comunicado.

El vicepresidente y consejero insular de Turismo, Alberto Bernabé, ha explicado que el objetivo de este proyecto es separar con esta señalización los deportes acuáticos de los bañistas para garantizar las condiciones de seguridad necesarias para compaginar ambas actividades.

"Queremos que la experiencia del turista sea de la mayor calidad posible y, por supuesto, con garantías de seguridad", indica Alberto Bernabé. El consejero considera que "con este proyecto contribuimos a ordenar y regular las cargas sobre la playa".

Éxito del windsurf
El viento de sotavento, marcado por una gran fuerza y constancia, convierte a la costa de El Médano en un enclave ideal para la práctica del windsurf y otros deportes acuáticos de vela. El balizamiento y la señalización de las normas de uso en las playas donde se realizan este tipo de prácticas deportivas es una de las acciones que propone la Estrategia Turística de Tenerife en relación con esta actividad turística.

Italianos, franceses, alemanes, belgas, finlandeses, noruegos o rusos son algunos de los principales mercados demandantes de estas actividades acuáticas, que normalmente vienen a Tenerife con la motivación principal de practicar estos deportes, además del disfrute del sol, la naturaleza y el litoral. 

Señalización con boyas para separar la zona deportiva de la reservada al baño en las playas de El Médano https://t.co/361cVbEJKW

El widsurf en datos
Según datos elaborados por Turismo de Tenerife a partir de la Encuesta de Turismo Receptivo del Cabildo, el 0,7 por ciento del turismo que visita la isla practica windsurf y kitesurf. Especialmente en la playa de El Médano por sus condiciones ideales de viento, lo que se traducen en torno a unos 36.000 usuarios. 
Este segmento genera, a partir de su gasto turístico, una cantidad estimada de 29 millones de euros en sus vacaciones en tanto que la repercusión económica directa de la práctica del surf se estimaría en unos 2,3 millones de euros. 
El Cabildo maneja como referente una media de 74 euros de gasto por persona en la actividad.