Un helicóptero venezolano ataca las sedes del Supremo y el Ministerio del Interior

El Gobierno de Venezuela ha informado que el helicóptero que sobrevoló el Tribunal Supremo y que atacó también el Ministerio del Interior fue robado por un policía investigado por sus "vínculos con la Agencia Central de Inteligencia" de EE.UU. 

El ministro de Comunicación venezolano, Ernesto Villegas, ha explicado que la aeronave fue hurtada de la base aérea militar de La Carlota, en Caracas.También señaló que es el responsable es Oscar Pérez, inspector adscrito a la división de transporte aéreo de la policía científica (CICPC).

En cadena obligatoria de radio y televisión el ministro ha señalado que "el complotado" voló la aeronave hasta el Ministerio de Interior en el centro de la capital y "efectuó alrededor de 15 disparos contra la edificación", mientras en la terraza de ese organismo se realizaba un "agasajo" con unas 80 personas.

Luego el helicóptero, se dirigió a la sede del Poder Judicial donde "fueron efectuados disparos y lanzadas al menos cuatro granadas de origen colombiano y fabricación israelí, de las cuales una no estalló y fue colectada".

Según Villegas, estos ataques forman parte de "una escalada golpista contra la Constitución y sus instituciones", y ha asegurado que Pérez está siendo investigado por sus "vínculos con la Agencia Central de Inteligencia" y la embajada de Estados Unidos en el país caribeño.

"Así como sus vínculos con un exministro del Interior quien recientemente ha confirmado públicamente sus contactos con la CIA", ha dicho en alusión a Miguel Rodríguez Torres, quien ha denunciado la "falsedad" de un documento hecho público por un medio a favor del gobierno que le relaciona con este organismo norteamericano.

Para el Gobierno venezolano estos son ataques de carácter terrorista "enmarcados en la ofensiva insurreccional adelantada por factores extremistas de la derecha venezolana con apoyo de gobiernos y poderes extranjeros".

Villegas ha destacado que la Fuerza Armada y los cuerpos de seguridad del Estado se encuentran desplegados con el objetivo de capturar al autor de estos hechos y recuperar la aeronave. También ha exhortado a la ciudadanía a comunicarse con las autoridades a través del 911 en caso de tener información sobre el paradero de Pérez o el helicóptero. 

Asimismo, ha emplazado a la oposición venezolana y a todos los factores políticos del país a condenar "resueltamente" estos hechos y a "deslindarse de la violencia", y ha enfatizado en que ningún ataque detendrá el proceso constituyente que activó el presidente, Nicolás Maduro, para redactar un nuevo ordenamiento jurídico.

Un grupo a bordo de un helicóptero de la policía científica de Venezuela (CICPC), liderado por el inspector Oscar Pérez, sobrevoló  la sede del Tribunal Supremo en Caracas con un mensaje por la "libertad" del país y luego el mismo agente pidió a través de un vídeo la renuncia de Maduro.

En la grabación, difundida en la cuenta en Instagram de Pérez, este lee un escrito y da la cara, acompañado de otros cuatro uniformados encapuchados, y pide a los venezolanos ir "a cada base militar" del país.

Asimismo, dijo que se está realizando un "despliegue aéreo y terrestre" para "devolver el poder al pueblo democrático" y así "hacer cumplir las leyes para restablecer el orden constitucional".