La tregua entre iraquíes y kurdos, más cerca

Las negociaciones para una tregua entre Bagdad y Erbil -capital del Kurdistán iraquí- han sido positivas, a pocas horas de que expire el plazo de un alto el fuego de 24 horas acordado entre ambas partes, informó este domingo una fuente militar iraquí.

"El encuentro con los "peshmergas" (fuerzas kurdas) ha sido positivo", dijo en una rueda de prensa el jefe del Estado Mayor del Ejército iraquí, Ozman al Ghanmi, y agregó que "la delegación kurda ha regresado a Erbil para dialogar con el liderazgo político sobre la reunión".

Dicho encuentro ha tenido lugar en la sede de la Comandancia de las Operaciones Conjuntas iraquíes en la provincia de Nínive, en el este de la ciudad de Mosul, en el norte de Irak.

El militar adujo que han llegado a un "entendimiento" con los kurdos sobre las zonas disputadas, aunque están esperando ahora la respuesta de Erbil para acordar finalmente un pacto. "Las fuerzas federales iraquíes están dispuestas a aplicar la Constitución y recuperar las zonas que estaban bajo control (de Bagdad) en 2003", en alusión a las líneas fronterizas trazadas para la región autónoma del Kurdistán iraquí.

El Kurdistán aprovechó la ofensiva contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en 2014 para controlar algunos territorios que pertenecen administrativamente a Bagdad, como es el caso de parte de la provincia de Kirkuk (norte), rica en petróleo.

Además, el comandante de las Operaciones para la Liberación de Nínive, el general de brigada Neyem al Yaburi, que también participó en la reunión, afirmó a los medios que además de ese punto, la otra cuestión para llegar a un acuerdo es que los kurdos entreguen "los pasos fronterizos a las fuerzas federales".

Por otra parte, la delegación kurda no hizo ninguna declaración a los medios sobre la reunión, en la que participaron el ministro de Interior kurdo, Karim Sinyari, así como el portavoz y secretario general del Ministerio de las fuerzas "peshmergas", Yabar Yaur, entre otros representantes kurdos.

En este contexto, el Parlamento del Kurdistán anunció hoy que se reunirá mañana para abordar la situación en la región y para leer un mensaje remitido por el presidente del Kurdistán, Masud Barzani, aunque no dio más detalles al respecto.

En respuesta al referéndum de independencia celebrado el pasado 25 de septiembre por el Kurdistán y considerado ilegal por Bagdad, el Gobierno iraquí lanzó el pasado 16 de octubre una operación para "imponer la seguridad" en la provincia de Kirkuk -ya retomada por Bagdad- y otros territorios disputados.

Este sábado ambas partes acordaron un alto el fuego de 24 horas en los frentes abiertos con el fin de que los líderes kurdos e iraquíes entablen conversaciones para llegar a una tregua.

Macron pide evitar los combates con los kurdos

Por otro lado, el presidente francés, Emmanuel Macron, pidió al primer ministro iraquí, Haider al Abadi, que, respetando la unidad y la Constitución de su país, se haga lo posible para evitar los combates con los kurdos y se establezca un diálogo con las autoridades de Erbil.

En una conversación telefónica mantenida ayer cuyo contenido fue hecho público hoy por el Elíseo, Macron instó al primer ministro iraquí, al que recibió en París el pasado día 5, a que se ponga en marcha "un diálogo entre Erbil y Bagdad que tenga en cuenta los derechos de los kurdos y de las minorías".

Le hizo hincapié en que "se haga todo lo posible para evitar los combates entre iraquíes", reafirmando que el marco debe ser el de "la unidad y la Constitución de Irak".

El jefe del Estado francés se felicitó de que se haya activado "un comité" entre las fuerzas kurdas y las fuerzas federales iraquíes para discutir sobre un despliegue en las zonas que se disputan y evitar así los choques entre ellas. Al Abadi, siempre según el Elíseo, subrayó "la importancia de preservar la unidad nacional y de lograr una solución concertada con los kurdos".

Los dos mandatarios también se esforzaron en poner el acento en la trascendencia de las operaciones militares que siguen llevándose a cabo en territorio iraquí, con ayuda de la coalición en la que participa Francia, para echar al Estado Islámico de las áreas que todavía controla.