Trump dice que "solo una cosa funcionará" con Corea del Norte

El presidente de EEUU, Donald Trump, ha afirmado que "solo una cosa funcionará" para hacer frente a las amenazas de Corea del Norte, al insistir en que, a su juicio, años de diálogo con el régimen de Pyongyang no han servido de nada. "Presidentes y sus administraciones han estado hablando con Corea del Norte durante 25 años, los acuerdos realizados y las cantidades masivas de dinero pagado no han funcionado", comentó Trump en Twitter.

Según el mandatario, los acuerdos con Corea del Norte han sido "violados antes de que la tinta estuviera seca" y los negociadores estadounidenses han sido "engañados". "¡Lo siento, pero solo una cosa funcionará!", concluyó Trump sin especificar si se refiere a llevar a cabo una acción militar contra el régimen de Pyongyang, algo que ha dicho muchas veces que no descarta.

Un poco más tarde, al salir de la Casa Blanca para volar a Carolina del Norte, donde participará en un acto de recaudación de fondos del Comité Nacional Republicano (RNC), Trump fue preguntado por los periodistas sobre qué piensa hacer con Corea del Norte y solamente respondió: "Lo averiguarán muy pronto".

Los tuits de hoy de Trump se producen, además, solo dos días después de que, tras una reunión con altos cargos militares en la Casa Blanca, el presidente sugiriera que ese momento representaba "la calma antes de la tormenta". Al ser presionado por los periodistas ese día y al siguiente sobre el significado de ese comentario, Trump se limitó a decir: "Ya lo descubrirán".

Trump ha apostado por la retórica dura como respuesta a los programas norcoreanos de armas nucleares y misiles balísticos, y durante su discurso del mes pasado ante la Asamblea General de la ONU amenazó con "destruir totalmente" a Corea del Norte si continuaba con sus provocaciones.

El pasado fin de semana, el mandatario tachó de "pérdida de tiempo" los intentos de su secretario de Estado, Rex Tillerson, de negociar con Pyongyang. A continuación, la Casa Blanca aseguró que las únicas conversaciones que planea tener con Corea del Norte son las que estén relacionadas con esfuerzos para liberar a los tres estadounidenses que se encuentran detenidos en ese país.

Acuerdo nuclear con Iran
Por otro lado, Trump, anunciará la próxima semana si cree que Irán está cumpliendo el acuerdo nuclear firmado en 2015 y prevé declarar que el Congreso debe revisarlo porque no está "en el interés nacional" de su país, algo que puede suponer el principio del fin del pacto. Trump debe comunicar al Congreso antes del 15 de octubre si Irán cumple con sus obligaciones bajo el pacto multilateral y si seguir en él está en el interés de Estados Unidos, y sus asesores han llegado a la conclusión de que debe anunciar que, por lo menos, la segunda condición no se cumple.

Así lo han adelantado en los últimos días los principales medios estadounidenses, aunque la Casa Blanca ha guardado silencio desde que Trump adelantó en septiembre que ya había tomado una decisión sobre el acuerdo firmado en 2015 entre Irán y seis potencias (EE.UU., Francia, Reino Unido, Alemania, China y Rusia).

Este viernes, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, mantuvo el misterio sobre la decisión del presidente y dijo solamente que se dará a conocer la próxima semana. Lo que Sanders sí destacó es que Trump quiere una "estrategia amplia" que aborde no solamente el acuerdo nuclear, del que ha dicho muchas veces que es un "mal" pacto, sino también el "mal comportamiento" de Irán, ejemplificado en sus "pruebas de misiles balísticos" y en que es un Estado "patrocinador del terrorismo".

Un día antes, durante una reunión con varios altos cargos militares en la Casa Blanca, Trump urgió a "poner fin a la agresión continuada de Irán y a sus ambiciones nucleares". Los iraníes "no han estado a la altura del espíritu de su acuerdo", comentó el mandatario al asegurar que el régimen de Teherán "apoya el terrorismo y exporta la violencia, el derramamiento de sangre y el caos en todo el Medio Oriente".

De acuerdo con los medios, Trump planea "eliminar la certificación" gubernamental de que el pacto multilateral, que impone restricciones a las capacidades nucleares de Irán a cambio del levantamientos de las sanciones internacionales, está "en el interés nacional de Estados Unidos". Ese paso no supone que Washington salga del acuerdo, pero sí abriría una revisión de 60 días en el Congreso estadounidense, que debería considerar "los próximos pasos", incluida la posible imposición de sanciones a Irán.