Nuevo SQ2: ha nacido una estrella

Ha nacido una estrella en el firmamento de los SUV compactos: el nuevo Audi SQ2. La marca germana de automóviles presenta el nuevo modelo de la familia S, con un diseño interior impactante y numerosos detalles deportivos en el habitáculo
.

Lo primero que llama la atención es su diseño llamativo que combina con una conducción tremendamente divertida. Con una potencia de 221 kW (300 CV), acelera de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos y alcanza una velocidad máxima de 250 km/h. La tracción quattro y la suspensión deportiva S se encargan de transmitir de forma suave todo su potencial a la carretera. El Audi SQ2 también está a la cabeza frente a la competencia en lo referido a sistemas de, infotainment y asistencia al conductor.

Image

De 0 a 100 km/h en 4,8 segundos: el motor

El corazón de cualquier modelo Audi S es su motor. Y el 2.0 TFSI en el SQ2 (consumo combinado en l/100 km: 7,2-7,0; emisiones combinadas de CO2 en g/km: 163-159) se encuentra en plena forma. Desarrolla una potencia de 221 kW (300 CV) y un par máximo de 400 Nm, que permanece constante entre 2.000 y 5.200 rpm. Desarrollado por los ingenieros de Audi y construido en Györ, supera a todos sus rivales en este segmento. Lo mismo se aplica para el rendimiento del SUV deportivo, capaz de acelerar de 0 100 km/h en 4,8 segundos y de alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h.

Como en cada modelo Audi S, la tracción quattro es de serie en el SQ2. Combina un alto agarre con un manejo fascinante. Su elemento central es un embrague multidisco de accionamiento hidráulico, que distribuye el par de forma continua entre los ejes. Si las ruedas delanteras pierden agarre, el embrague puede transferir hasta el cien por cien de la fuerza al eje trasero en apenas unos pocos milisegundos.

Característico de los modelos S: el diseño exterior

Ya de serie, el Audi Q2 es un SUV con un carácter muy distintivo. La arquitectura en forma de cuña y las líneas precisas de la carrocería, la cabina plana, la hendidura poligonal en los flancos y los blades en color gris titanio mate de los pilares C le otorgan un aspecto inconfundible. Para el SQ2, Audi ha perfeccionado aún más el diseño exterior. El frontal ya deja claro el posicionamiento del vehículo, con ocho barras verticales dobles que dividen la gran parrilla Singleframe octogonal. Un splitter frontal une los bordes exteriores de las dos entradas de aire para subrayar la anchura de la parte delantera del SQ2. Los faros LED de serie y las luces traseras LED con intermitentes dinámicos generan una característica firma lumínica con forma de flecha.

Image

Interior del nuevo SQ2, impecable | AUDI