Mindfulness, la meditación que nos hace más felices

Debido a que algunas de las principales características de la sociedad actual son el estrés, las prisas y la ansiedad por el futuro, se están poniendo de moda diferentes tipos prácticas con el fin de contrarrestarlas, tales como el yoga, el pilates, la meditación o la relajación. No obstante, el hecho de que este tipo de prácticas esté actualmente en auge en la sociedad, no quiere decir que sean nuevas, pues se trata de prácticas milenarias originarias de la sociedad oriental. 
El Mindfulness es un tipo de meditación que tiene su origen en Kapilavastu, municipio localizado entre la India y Nepal. Sin embargo, lo que resulta más curioso es que esta práctica nació del ambiente palaciego hace más de 2.500 años, por lo que se trata de una práctica trimilenaria. Concretamente, se trata de una técnica de meditación que persigue obtener la atención plena y ayuda a despejar, descansar y aclarar la mente, a reducir la tensión nerviosa y a reequilibrar las emociones. 
https://atlanticohoy.com/wp-content/uploads/migrate/posts/standard/2019/12/27/10/8S24PJ0HPOBNNMESO8IQ1W4JPBIVRGSO/CTVJFFA4O78UDJ1D.PNG
Mental health | PIXABAY
Para el experto en psicoterapia y programación neurolingüística (PNL) y en la aplicación de la meditación para solucionar el estrés, Gustavo Bertolotto, el mindfulness, o atención plena, consiste en prestar atención de una forma consciente a la experiencia que se tiene en el instante presente, con interés, curiosidad, aceptación y sin juzgar. De esta manera, seremos capaces de quitar nuestra atención de los momentos pasados, así como de los posibles momentos futuros, lo que generará paz mental y bienestar emocional.
Bertolotto, que es también director del Instituto Potencial Humano, indica que practicar mindfulness con regularidad ayuda a disminuir el estrés y los efectos nocivos que nos provoca, tanto a nivel físico como mental y que nos impiden llevar una vida más plena.
El mindfulness nos enseña a centrar nuestra atención en lo que hacemos en cada momento y a percibir qué sentimos o pensamos, por qué y para qué, así como a rechazar los automatismos y a desarrollar un estilo de vida autoconsciente, según Jon Kabat-Zinn, que ha fundado y dirige el Centro para el Mindfulness, de la Universidad de Massachussets, Estados Unidos.

De acuerdo con Kabat-Zinn, observar la propia respiración es el ejercicio más fácil y adecuado para iniciarse en la atención plena. Hay distintos lugares del cuerpo en los que podemos centrar dicha observación, por ejemplo el estómago, si está relajado, se hincha y deshincha con cada respiración. 
Según los expertos, el objetivo es darse cuenta de las sensaciones que acompañan a la respiración consciente en un lugar corporal concreto, mantener la consciencia en cada instante, así como ser conscientes de los posibles ruidos de nuestro entorno. En un principio, sería suficiente empezar a realizar esta práctica durante cinco minutos al día, los cuales se irán aumentando poco a poco, con el fin de ir entrenando nuestra mente, de manera continua, para obtener la deseada paz mental.