La Atención Primaria, "perfectamente preparada" para la detección precoz del coronavirus

La doctora en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid y especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, Milagros González Béjar, evalúa en seis preguntas el papel que ha desempeñado la Atención Primaria en plena pandemia, así como sus cometidos en la desescalada y en la nueva normalidad

¿Qué papel ha jugado la Atención Primaria (AP) en los momentos duros de la pandemia?
En la sombra, la Atención Primaria siempre ha estado presente realizando una labor de campo muy dura que ha supuesto esfuerzo no solo profesional, sino personal.

Ante la merma de profesionales afectados por la COVID-19 y recursos escasos, nos hemos organizado para no dejar de atender a todo aquel que lo necesitase y hemos realizado seguimiento a todos los pacientes de nuestros centros de salud mediante atención telefónica, no por ello dejando de atender en el centro de salud a los pacientes respiratorios o no que precisasen una atención personal.

¿Qué prestación y asistencia va a desempeñar en la desescalada?
Si ha sido imprescindible la AP en los momentos duros de la enfermedad, en la desescalada el papel es primordial, basándose en tres líneas estratégicas: Primero, atendiendo a todos aquellos que han sido dados de alta, de quienes hay que realizar seguimiento de su sintomatología; detección de nuevos casos y realización de pruebas diagnósticas. Asimismo, la atención a los pacientes crónicos con y sin COVID-19 o que de alguna manera se han visto afectados por la enfermedad y el retorno a una “normalidad” que evidentemente no va a ser la misma que teníamos antes de la pandemia.

¿Cómo se debe reforzar la atención primaria?
Desde antes de la pandemia en AP sufríamos falta de personal y de medios y esto se ha visto intensificado con el coronavirus. Precisamos desde el punto de vista estructural personal sanitario de refuerzo si debemos realizar seguimiento y pruebas que suponen una sobrecarga añadida a nuestra labor asistencial. También es importante dar a la Atención Primaria la posibilidad de acceder a pruebas diagnósticas que nos tienen negadas ya que estamos perfectamente preparados para la solicitud de las mismas. Esto supondría una confianza en el buen funcionamiento de la AP y no demorar asistencia a los pacientes que lo necesitan.

Desde antes de la pandemia en AP sufríamos falta de personal y de medios y esto se ha visto intensificado con el coronavirus.

¿Será capaz la AP de detectar precozmente los casos de coronavirus y gestionarlos de manera correcta?
La Atención Primaria está perfectamente preparada para detectar precozmente los casos de coronavirus y, por supuesto, para su gestión, pero esto no es posible sin los recursos adecuados, dotación de pruebas para la población que cumpla el protocolo establecido y refuerzo de profesionales.

¿Espera la misma responsabilidad de la población en la desescalada que en el confinamiento?
Es muy importante que la población sea conocedora de sus obligaciones en esta pandemia. Hemos de transmitir a la población desde la Atención Primaria la importancia del aislamiento, del distanciamiento, de las medidas higiénicas, tan importantes para que el contagio se pare. Sin responsabilidad ciudadana esto no es posible y puede tirar por tierra todo el trabajo y exposición que hemos realizado hasta ahora.Hay que tomarse en serio esta situación y ser conscientes de la importancia que tiene nuestro comportamiento que si es irresponsable puede costar vidas.

¿Habrá rebrote?
Al ser una situación desconocida y excepcional tenemos que estar preparados para un rebrote por si llega a suceder y de momento ver cómo se va comportando la enfermedad en otros países donde ha comenzado antes que en España.

Cada vez que cambias los besos por originales saludos, guardas la distancia de 2 metros y usas la mascarilla haces que lleguemos antes. Ahora todos estos gestos son más importantes que nunca. #SalimosMásFuertes gracias al esfuerzo de toda la ciudadanía. Esa es nuestra fuerza. pic.twitter.com/NXI94Ku1ih