Hablando con el "Árbol Dragón"

Un día, me detuve a hablar con él. 
Me llamó la atención su aspecto raquítico, su forma en Y, su presencia imponente bajo el sendero que comunicaba Benijo con la Cruz del Draguillo. Le pregunté por qué quedaban tan pocos, fuera de parques, jardines, y plazas. Y él, como personaje interesado en el pasado de su estirpe, me respondió de forma muy documentada.
-Bueno, verás...Casi todos los nuestros se encuentran bien donde no llega la maresía, por encima de la costa, pero donde tampoco hace frío, por debajo del monte. Y a los de tu especie, para nuestra desgracia, les gustó exactamente la misma franja para hacer sus casas y sus tierras de cultivo. Como no damos fruto, no encontraron razón para no sustituirnos por higueras, almendreros, durazneros y otros árboles útiles para ustedes. Además, como nuestro tronco es ligero y se vacía y queda hueco con facilidad, nos usaron mucho, y sin medida, para hacer de nosotros cosas que les sirvieran: lanzas, espadas, tarjas...
-¿Lanzas, espadas? ¿Me tomas el pelo?
-No, mi niño. Lo puedes comprobar tú mismo en los papeles del Cabildo. El miércoles 1 de septiembre de 1501 ordena a los vecinos fabricar armas de drago para hacer alarde, por el mes de octubre. Y la cosa siguió haciéndose mucho tiempo, porque en 1513 obliga a todos los habitantes de 18 a 60 años a hacer una tarja de drago, cubierta de cuero, de 3 o 4 palmos de ancho, para la defensa de la isla. Cosas de humanos. Podrías publicarlo en "MicroHistorias de Tenerife".
-¿Y tarjas? ¿Qué demonios es eso?
-Una tarja es un escudo, hijo.
-¿Y qué más se hacía con ustedes?
-Sobre todo, gavetas y colmenas de abejas. Los protocolos notariales están llenitos de contratos de compra de cientos y cientos de corchos de drago. Lo puedes comprobar tú mismo en el Archivo Histórico Provincial..¡De milagro quedamos algunos!
-¡Válgame Dios, lo que se aprende en el campo! Le preguntaré más cosas cuando vuelva por aquí, aunque no tengo ni idea de cómo las sabe ni cómo ha tenido acceso a esos documentos, señor...
-Árbol Dragón. Un Árbol Dragón no desvela sus secretos.