El Museo de Bellas Artes de Santa Cruz de Tenerife un lugar para todos

Las instalaciones del Museo de Bellas Artes de la capital tinerfeña están siendo adaptadas con diferentes mejoras para que las personas con discapacidad sensorial puedan identificar sin dificultad las obras de arte que encontramos en sus salas. Destacan los nuevos carteles identificativos a una altura determinada y en blanco sobre negro, para que las personas que tengan dificultades visuales lo lean mejor. Además han colocado carteles en braile. Estos cambios se están realizando por fases. Una vez que termine, la siguiente mejora es ir instalando audio y video guías, a medida que se vaya contando con presupuesto para ello. 

El quinto teniente de alcalde y concejal de Cultura, José Carlos Acha, y el concejal de Accesibilidad, Carlos Correa, han recorrido la pinacoteca en compañía del director provincial de la Organización Nacional de Ciegos de España (ONCE), Andrés Guillén. Ambos ediles coincidieron en que las acciones realizadas tienen como propósito minorar las dificultades que puedan encontrar los visitantes del museo.  

Tanto Acha como Correa se congratularon por la progresiva eliminación, a corto plazo, de todo tipo de barreras, de forma que el Museo Municipal de Bellas Artes se convierta, de manera efectiva y real, en un lugar abierto a todos.
En este sentido, Acha recordó que la instalación del ascensor, hace unos meses, “garantiza el acceso a los almacenes visitables y a las salas de exposiciones permanentes a las personas con movilidad reducida. Lejos de quedarnos ahí, se han venido realizando otros cambios y mejoras que faciliten la accesibilidad universal al importante patrimonio artístico del museo”.  
Acha y Correa incidieron en que estas estas pequeñas modificaciones facilitarán notablemente la accesibilidad a los fondos museísticos. Así se ha hecho en la sala ‘Pedro González’, situada al mismo nivel de la calle José Murphy.