Un emblema de Santa Cruz reabre sus puertas

El pasado 20 de febrero de 2016 Santa Cruz de Tenerife perdía uno de los lugares más emblemáticos de la capital, que trascendía más allá de ser una simple cafetería. El Kiosko Numancia echaba el cierre, hasta nueva orden, 85 años después de su apertura en 1931.

Pero la nueva orden ya está aquí. 461 días después -nueva concesión y obras de remodelación mediante- el renovado Numancia abre sus puertas y lo hace con un modernizado estilo adaptado al nuevo perfil de la ciudad de Santa Cruz. Y lo que es más importante, bajo petición a ‘gritos’ por los fieles clientes y demás santacruceros, con la misma plantilla que aquel lluvioso día de febrero bajaban la persiana sin saber si ellos serían quienes la volverían a subir.

El antes y el después del Kiosko Numancia

Image

Antes del cierre

Image

Después de la remodelación

Entre los siete trabajadores del Numancia destaca su alma mater. Es Juan Rodríguez Santos, alegremente conocido por todos como ‘Juanito’ o, incluso, ‘el abuelo’. Entró a trabajar al kiosko con 15 años y, hasta la provisional clausura, acumulaba 42 tras la barra de piedra del local situado en la esquina del Parque García Sanabria, de la Avenida 25 de julio.

“¡Pues mucha alegría, hombre por favor!”, contesta al preguntarle por el sentimiento ante la reapertura. En su voz se denota cierto alivio después de quedar en el aire la continuidad de la plantilla a principios de 2016, si bien ya sabía hace tiempo que la idea del Ayuntamiento era la íntegra continuidad de los mismos trabajadores en el nuevo Numancia. “No temí perder el kiosko porque casi, casi, teníamos en la mano volver. El Ayuntamiento nos facilitó mucho las cosas para que la nueva empresaria o empresario que se quedase con el quiosco nos subrogara”. Y así lo hizo Ana Delgado, la nueva propietaria de este emblema capitalino.

Image

Kiosko Numancia | IMAGEN DE LA RED

Para todos ellos, este ilusionante regreso se torna en una novedosa rutina. “Ahora mismo, este es el Kiosko Numancia antiguo. Se han modificado algunas partes, pero el kiosko se mantiene como estaba y el personal va a trabajar en el mismo horario que teníamos antiguamente”. Sin embargo… “ahora mismo somos todos ‘nuevos’”, reconoce Juanito antes de capitanear el barco hacia una nueva aventura. “Tenemos otro sistema de trabajo, pero esperemos que camine. Todo es nuevo para nosotros”, señala el veterano camarero y encargado del Numancia.

Entre los nuevos retos a los que ha de enfrentarse Juanito y su tripulación se encuentra la terraza chill out. Será un ambiente vespertino desconocido para un local que, no obstante, recupera su esencia matutina de cafetería. Para acompañar esta nueva oferta al público, el Kiosko Numancia introduce una carta de coctelería, a descubrir por el cliente. Objetivo: mantener la terraza abierta en verano hasta las dos de la madrugada.

La inauguración, con el Alcalde

El alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, inaugura el renovado Kiosko Numancia a las 20:30, en agradecimiento al esfuerzo de tantos años de Juanito y el resto de la plantilla, por hacer del kiosko un emblema de la ciudad con el objetivo de que mantengan el status mucho tiempo. La reapertura oficial será a las 7 de la mañana del viernes.

No hay incorporaciones solo en la carta de bebidas. “En la calidad del producto… hay novedades”, cuenta Juanito como quien guarda un secreto. “Habrá una carta que ha variado mucho. Se quitaron productos y se pusieron otros nuevos”, aclara sin aclarar.

Manteniendo su esencia, gracias al corazón de la veterana plantilla, saben que la nueva versión del local no resultará chocante para su fidelizada clientela. Es más, Juanito está convencido “que traerá un nuevo perfil de cliente, porque la novedad del Numancia otra vez abierto atraerá a mucha gente”.
Image

Lugar de referencia para los amantes al automovilismo, el kiosko tiene una historia o un recuerdo en cada casa. Intrínsicamente lleva asociado la etiqueta del Carnaval, y mi recuerdo -como el de muchos- va por ahí, cuando mi padre me recogía en mi niñez en casa de mi abuela y pasaba con el coche por delante. El show siempre fue digno de (ad)mirar. Tanto, que podía ‘competir’ con el Carnaval de Día.

Pero los tiempos cambian. “Los Carnavales ya no son lo que eran” asegura entre risas Juanito. Sus ganas de regresar al puesto tras la barra le pueden y ya tiene en mente poner a funcionar, por cuadragésimo tercer año, el renovado negocio. “Ahora lo que tenemos que pensar es en Las Fiestas de Mayo”.