Nuevos presupuestos para Santa Cruz de Tenerife

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife bajará la presión fiscal en cinco millones de euros en 2018, unos 25 euros menos por habitante, pese a lo cual podrá contar con un presupuesto expansivo de 263,4 millones de euros, un 6,9% más que los 246,3 millones de este año. 

Casi la mitad de esa rebaja fiscal, 2,3 millones de euros, se producirá en el impuesto de basuras, cuya tasa baja un 20%, mientras que el coeficiente del impuesto de rodaje pasa del 1,8% al 1,4%, lo que supone 1,4 millones de euros menos para las arcas municipales.

También está prevista una bonificación del Impuesto de Bienes Inmuebles del 75% para los inmuebles adquiridos por herencia y aumentar del 40% al 50% la subvención por la instalación de placas solares en los edificios.

El proyecto de presupuestos, aprobado por la junta de gobierno municipal y que aún debe ser sometido a la consideración del pleno, fue presentado en rueda de prensa por el alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, la primera teniente de alcalde, Zaida González, y el concejal de Hacienda, Juan José Martínez.

Los representantes municipales destacaron que además de los impuestos, baja la deuda municipal, sube la inversión y aumenta el gasto social, que alcanza los 18,3 millones de euros, un 30% más que en 2017.

El aumento presupuestario y la rebaja de la presión fiscal se producen gracias al crecimiento económico y al saneamiento de las cuentas, ya que la deuda municipal se sitúa ya en 57 millones de euros, frente a los 74 millones de euros de 2017.

Además, el Ayuntamiento terminará el ejercicio con un superávit de 14 millones de euros que se destina a amortizar la deuda. 

Los gastos financieros asociados a esa deuda bajan así de 1,8 millones de euros en 2017 a 1,5 millones el próximo año.

Pese a la rebaja fiscal, el Ayuntamiento planea aumentar los ingresos globales en 5,4 millones de euros, gracias a que aumentarán los fondos procedentes del Estado en un 4% y los que provienen de la Comunidad Autónoma, incluidos los impuestos del REF, que se incrementarán en un 8%.

Image

José Manuel Bermúdez,alcalde de Santa Cruz de Tenerife | IMAGEN CEDIDA

En el capítulo de gastos, habrá 103 millones de euros para servicios públicos (seguridad ciudadana, vivienda, urbanismo, residuos, limpieza y medio ambiente), 38 millones para educación, cultura y deportes y 35 millones para empleo y políticas asistenciales.

Los gastos de personal crecerán un 8% porque además de la subida salarial del 1% se incorpora al Ayuntamiento la plantilla del Organismo Autónomo de Deportes.

El municipio destinará 12,7 millones de euros a la empresa de transporte público Titsa y 3,2 millones al Consorcio Insular de Bomberos.

José Manuel Bermúdez ha destacado el buen momento que vive la ciudad, gracias al crecimiento económico, la mejora en la gestión recaudatoria y el cumplimiento de la estabilidad presupuestaria. 

Ha asegurado que estos presupuestos acompañarán ese crecimiento económico con una inversión de 40,2 millones de euros, siete millones más.

"Los ciudadanos van a pagar menos y van a recibir más", aseguró el alcalde.