¿Capitales fantasmas o hay vida en agosto?

Comienza agosto, un mes en el que el calor del asfalto y los días más largos animan a vivir sin prisas. Aunque el octavo mes del año siempre ha tenido fama de ralentizar en peso la actividad laboral de las Islas, dejando muchas gestiones y papeleos pendientes para septiembre, en lo que respecta a la vida en la calle, la situación ha cambiado radicalmente en las capitales del Archipiélago con respecto a unos años atrás. Ya no están tan "muertas" como antes. 

Alicientes como el aumento en el número y variedad de terrazas en las calles, las playas y zonas de baño, la dinamización de las zonas comerciales abiertas, así como el incremento en las opciones de ocio, vida nocturna y deporte en ambas capitales canarias se convierten en refugio de los que no pueden escaparse a algún lugar remoto y desconectar de la actividad habitual por razones de índole laboral (trabajos en el sector servicios que imposibilitan coger vacaciones en verano) económico o personal (desempleo, responsabilidades familiares, etc). 
¿Capitales fantasma en verano? 
Las estadísticas dicen que no. Al menos, no en las Islas. Con los colegios y demás centros lectivos cerrados, el desempleo, además de los trabajos estacionales o en el sector servicios que imposibilitan viajar en verano, las vacaciones cada vez se viven más en casa. 
Image

Las terrazas y paseo de la capital tinerfeña presentan alta actividad | IMAGEN DE RED

Terrazas, playas y chiringuitos repletos
Las ciudades costeras, como es el caso de ambas capitales canarias, mantienen mucho más su nivel poblacional en verano que
las del interior , pues tal y como asegura el presidente de la Confederación Española de
Agencias de Viajes (Ceav)
, Rafael Gallego,
"los canarios no
tenemos los mismos hábitos para viajar que el peninsular. Los isleños, en su mayoría, se
quedan en su territorio, la zona de costa, esos meses".

Aunque el primer
destino de los canarios que se desplazan es el propio Archipiélago
en un 60 por ciento de
los casos, se trata de "desplazamientos cada vez más cortos", y muchos optan por disfrutar de la ciudad de forma tranquila. "Si salimos de aquí, el primer destino es la Península, y luego una ciudad del resto de Europa (Berlín, París, Londres)".

Image

El Parque Marítimo de la capital tinerfeña, otro refugio de los que se quedan en casa en verano | TWITTER PREYMOR

Agosto es uno de los meses más caros del año para viajar, junto con otras fechas señaladas en el calendario, como Navidad o la Semana Santa. Según un estudio de Skyscanner, el 73% de los españoles que viajan en agosto pagan más de lo que deberían que si hubiesen viajado en otro momento. 

Ese puede ser el motivo de que muchos reserven la mayoría de sus vacaciones para el mes de septiembre, cuando aflojan el calor y los precios de la temporada alta, y alargan fines de semana y puentes a lo largo del año. apunta la Confederación Española de Agencias de Viaje. No hay tiempo o dinero para viajar y preferimos disfrutar de las playas de nuestro entorno.


"Las estadísticas indican también que los españoles cada vez fragmentamos más las vacaciones y los canarios no son una excepción. Los transeúntes consultados ratifican este dato y nos cuentan que prefieren unos días en verano y el resto, repartido a lo largo del año"

Llenas de turistas
Las estadísticas de Turismo de Tenerife demuestran que cada vez más turistas visitan las ciudades más importantes de Canarias durante el verano y pernoctan en ellas. 
En agosto de 2015, se produjeron 324.000 pernoctaciones en la capital tinerfeña, que ascendieron a 381.000 en el mismo mes de 2016, un 17,6 por ciento más. Se espera que este año las cifras continúen en aumento, lo que consecuentemente se dejará notar en las principales calles de Santa Cruz.

Lo mismo sucede en La Laguna, que pasa de 91.772 pernoctaciones en 2015 a 96.000 en 2016, un 4,6 por ciento más, y parece mantener la misma senda en 2017.

Image

La playa de Las Canteras, en la capital grancanaria | PLAYADELASCANTERAS.COM

Según los datos del Instituto de Estadística de Canarias (ISTAC), analizados por el Observatorio Turístico del consistorio de Las Palmas de Gran Canaria, el sector hotelero y extrahotelero sumó el año pasado 1.297.481 pernoctaciones, lo que supone un aumento de 48.385, con respecto al año anterior. En 2016, El volumen de las pernoctaciones en verano fue de 293.837 frente a las 259.338 de 2015.

Por países emisores, los turistas españoles, fueron los que más se alojaron en las capitales. Asimismo, según los datos del ISTAC, las ciudades alojaron, por nacionalidades, sobre todo a alemanes y británicos.

Image

Muchos canarios consultados pasarán agosto en casa | SOCIEDAD DE DESARROLLO

Los canarios opinan

Las estadísticas indican que los españoles cada vez fragmentan más las vacaciones y los canarios no son una excepción. Los transeúntes consultados ratifican este dato y nos cuentan que prefieren "unos días en verano y el resto, repartido a lo largo del año", además de confirmar que muchos pasan las vacaciones sin moverse de casa. Desde que estalló la crisis económica, numerosos canarios disfrutan de sus días de descanso de forma diferente, redescubriendo la ciudad.

Mariel Rapanelli tiene 33 años y suele irse de vacaciones en agosto. Sin embargo, este año, por motivos personales, no podrá ser. "Desgraciadamente la gente cada vez tiene menos dinero y, en lugar de buscar vacaciones fuera, busca opciones de ocio en la ciudad". "Aunque sea con menor presupuesto, puedes divertirte igual". afirma. 


María
, una señora que lleva toda su vida viviendo en la capital tinerfeña, percibe que cada vez más ciudadanos pasan el verano en la playa de Las Teresitas. "No hay dinero, y eso lo noto", subraya. 

Alonso Rodríguez de Azero opina que agosto es el mes en el que los tinerfeños suelen tomarse las vacaciones, aunque él prefiere irse en octubre. En cualquier caso, cree que los ciudadanos no se cogen "vacaciones fuertes", sino solo unos días.

Su mujer, Candelaria, recalca que los que tienen niños se las tienen que pedir en agosto para conciliar la vida personal con la laboral, pero los jubilados prefieren octubre o septiembre. "Mejor para viajar. En agosto es más caro". 

María Hernández opina, además, que irse o no de la ciudad tiene exclusivamente que ver con la economía de la persona. "Cada vez hay más ciudadanos quedándose en su casa", recalca. Los planes, más baratos: aprovechar el buen tiempo, las playas cercanas o el frescor del monte.