Gran Canaria plantará un millón y medio de árboles cada año

El pleno del Cabildo de Gran Canaria ha respaldado la creación del Fondo Verde Forestal, que dispondrá de 1,5 millones de euros en lo que queda de año para plantar 500.000 árboles y a partir de enero con 4,5 millones anuales para plantar 1.500.000 cada año, un paso que supone el pistoletazo de salida de la reforestación de Gran Canaria con el equivalente al demandado Céntimo Verde, una medida pionera en España. 

Los siete cabildos de Canarias han pedido por unanimidad al Gobierno canario la creación de este impuesto verde, a razón de un céntimo por litro, para destinarlo de manera finalista a contrarrestar los humos que genera la combustión de los combustibles fósiles, ya que los árboles son el mejor sumidero de CO2.

Datos de interés

• El Cabildo es pionero en España en implantar este Fondo con el equivalente al Céntimo Verde: 4,5 millones al año 

• La Institución decide no esperar al Gobierno canario por la falta de visos de que vaya a aprobar esta medida pedida por unanimidad por los cabildos

• El objetivo es duplicar la superficie boscosa en 15 años y pasar de 20.000 a más de 40.000 hectáreas.

Sin embargo, no hay visos de que el Gobierno canario vaya a acometer esta medida, por lo que el Cabildo ha decidido que Gran Canaria no puede esperar y ha tomado la determinación de dotar con fondos propios el equivalente a su implantación, al tiempo que el pleno ha aprobado una moción en la que insta al Ejecutivo a asumir esta petición.

En cualquier caso, como Gran Canaria no esperará, iniciará este ambicioso plan que tiene como objetivo duplicar su masa boscosa en 15 años y pasar de las 20.000 hectáreas arboladas actuales a más de 40.000 hectáreas, lo que también contempla el regado y mantenimiento, como no podía ser de otra forma.
Image

Fondo forestal | IMAGEN DE RED

Se trata de una contundente medida que supondrá la segunda gran revolución forestal después de la emprendida en los años 50 del pasado siglo.
¿A dónde irá el dinero? 

El destino del fondo es luchar contra el cambio climático, prevenir incendios, luchar contra la erosión y también compensar a los propietarios de superficie forestal de tipo privado, una extensión que ocupa unas 130.000 hectáreas, por los servicios ambientales que ya realizan de manera indirecta como protección de suelos, biodiversidad, paisaje, agua o la fijación de CO2. 

A este esfuerzo del Cabildo, hay que añadirle los procesos de autoregeneración que la propia naturaleza ha emprendido en los últimos 50 años debido a la disminución de la presión sobre el territorio en medianías y cumbres.

Las dos amenazas 

Estos procesos esperanzadores están amenazados sin embargo por dos factores que ponen en peligro la recuperación de la masa forestal insular y son el cambio climático y los grandes Incendios forestales (GIF). Estas amenazas solo pueden ser mitigadas por medio de un incremento considerable de la velocidad de reforestación y con una ambiciosa política de prevención de incendios forestales como la emprendida por el Cabildo. 

Estas dos importantes luchas ambientales llevan aparejadas importantes inversiones y la creación de una política agroforestal insular que transforme el territorio y genere paisajes seguros, estables y rentables desde el punto de vista socioeconómico.