May promete que facilitará la estancia de los comunitarios en el Reino Unido

La primera ministra británica, Theresa May, prometió hoy "facilitar" la estancia de los comunitarios en el Reino Unido tras el "brexit" (la salida de este país del bloque europeo), al tiempo que aseguró que el consenso con la UE en esta materia está "muy cerca".
May colgó en su página de Facebook una carta abierta a los más de tres millones de expatriados de la Unión Europea (UE) residentes en este país, que ha sido interpretada como un intento de desbloquear la negociación con Bruselas ante la reunión, hoy y mañana, del Consejo Europeo.
En su misiva, la jefa del Gobierno explica que se hará "lo más simple posible" y menos costoso el proceso de registro de los comunitarios con derecho a la residencia permanente, y éstos podrán participar en un "grupo de usuarios" para determinar su funcionamiento.
Ya no se les exigirá demostrar que tienen acceso a un seguro médico, se abaratará el proceso burocrático y se simplificará específicamente para quienes ya hayan obtenido la tarjeta de residencia permanente, indica el texto.
May señala que planteará a los Veintisiete que los trámites se faciliten también para los británicos residentes en el continente.
"He sido clara durante este proceso (negociador) en que los derechos de los ciudadanos son mi primera prioridad, y sé que mis colegas tienen el mismo objetivo: salvaguardar los derechos de los nacionales de la UE que viven en el Reino Unido y los británicos que viven en la UE", afirma.
May subraya que los comunitarios hacen "una enorme aportación al país" e incide en que quiere que tanto ellos como sus familias "puedan quedarse".

En su misiva, la jefa del Gobierno explica que se hará "lo más simple posible" y menos costoso el proceso de registro de los comunitarios con derecho a la residencia permanente, y éstos podrán participar en un "grupo de usuarios" para determinar su funcionamiento.

"No puedo ser más clara: los ciudadanos de la UE que residen legalmente en el Reino Unido hoy, podrán quedarse", mantiene.
La líder "tory" (conservadora) opina que "con flexibilidad y creatividad" por ambas partes, la negociación sobre los derechos de los ciudadanos puede finalizarse "en las próximas semanas".
El martes, la ministra del Interior, Amber Rudd, anunció que a finales de 2018 el Gobierno empezará a registrar a los ciudadanos de la UE con residencia permanente y dijo que la "posición por defecto" que adoptará el Estado al recibir las solicitudes será la de "aceptación".
Sobre la carta de May difundida hoy, un portavoz del grupo de presión "the3million", que representa los intereses de los ciudadanos de la UE, dijo que "podría abrir la puerta al diálogo" pero lamentó que la primera ministra y el ministro del "brexit", David Davis, no se hayan reunido con ellos para "abordar los verdaderos problemas", como la reunificación familiar.
Paralelamente, un grupo de políticos pro-"brexit" ha enviado hoy otra carta abierta a May, coordinada por la campaña "Leave means Leave" (Salir significa salir), en la que se insta a la primera ministra a abandonar las negociaciones con Bruselas si no hay conclusiones positivas en el actual Consejo Europeo.

El martes, la ministra del Interior, Amber Rudd, anunció que a finales de 2018 el Gobierno empezará a registrar a los ciudadanos de la UE con residencia permanente y dijo que la "posición por defecto" que adoptará el Estado al recibir las solicitudes será la de "aceptación".

Los firmantes argumentan que el Gobierno "ha sido más que paciente" en sus intentos de abordar con la UE la futura relación comercial y señalan que, si no hay garantías de poder negociar eso pronto, el país debería asumir que cuando salga del bloque el 29 de marzo de 2019 pasará a operar bajos los parámetros de la Organización Mundial del Comercio (OMC).
Esa declaración daría certidumbre a las empresas, que podrían organizarse para ese escenario, añaden en el texto recogido por el periódico "The Daily Telegraph".
Aunque Bruselas considera que no se han hecho progresos suficientes en la primera fase de las negociaciones para tratar ya el pacto comercial, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, reveló ayer que propondrá a los Veintisiete "comenzar las preparaciones internas" para abordar ese asunto.
La primera fase comprende los acuerdos sobre los derechos de los comunitarios, la frontera de Irlanda del Norte y la factura financiera de salida.