Massa, madre de Eléne Habiba: "A su hermana le digo que sigue en el hospital"

Tubigú

Massa, la madre de Eléne Habiba, la niña maliense que murió en Gran Canaria en marzo tras ser reanimada en el mismo muelle de Arguineguín, confiesa que Aichetou, su otra hija -de tres años- que le acompañaba en la patera, le da fuerzas para seguir, aunque confiesa que no ha sido incapaz de decirle lo que pasó.

"Me resulta muy duro y difícil recordar todo lo que ha pasado, pero al mismo tiempo tengo que buscar las fuerzas para seguir, sabiendo que lo que Dios ha hecho, hecho está. Sin embargo, esta sensación y este dolor no se le quita nunca a una madre. La fuerza para seguir me la da la pequeña que todavía me pregunta: '¿Mi hermana cuándo viene?' Yo le digo que sigue en el hospital", relató en una entrevista a la Cadena SER.

Preocupada por todos sus hijos

Massa indica que aún siente dolor y que mantiene su preocupación por los cuatro hijos que dejó atrás, en Mali. Recuerda también los duros días en los que no sabía dónde estaban sus hijas Eléne y Aichetou y suplicaba a la Policía que la llevaran con ellas. Se siente agradecida por España por cómo la han tratado en este tiempo.

"No tengo palabras suficientes para dar las gracias a España. Estoy día y noche agradeciendo a la sociedad española por la solidaridad y por su empatía. El entierro que dieron a mi hija fue todo un gesto", comenta.

Conmoción nacional

La muerte de Eléne Habiba Traoré, de 18 meses, conmocionó a la sociedad española, impactada por las imágenes de cómo sanitarios de la Cruz Roja se desvivían por devolverla a la vida sobre el asfalto del muelle de Arguineguín. Acababa de ser desembarcada del buque de Salvamento Marítimo que socorrió a su patera, tras varios días sin agua.

El estado en el que llegaron muchos de los ocupantes de esa patera era tan precario que los más graves, varios de ellos niños, fueron derivados con urgencia y sin identificar al hospital. Por su parte, los que mejor estaban fueron trasladados al Centro de Atención Temporal de Extranjeros (CATE) de Barranco Seco. Allí, Massa se desvivió durante días por intentar hacer entender a la Policía que viajaba con dos niñas.

Desesperada por hacerse entender en al búsqueda de sus hijas

"En los primeros cuatro días estuve desesperada explicándole a la Policía, de todas las maneras que podía, que tenía dos hijas en el hospital y que quería saber cómo estaban, que quería verlas y no me dejaban. Hasta que una mujer preguntó por mí y me aclaró que mis hijas estaban en el centro sanitario. Le dije que estaba ansiosa por verlas, que no podía más y me llevaron al hospital. Al llegar, el médico me explicó que Eléne estaba muy mal, que le quedaban unas dos horas de vida. Fue horrible", cuenta Massa.

Y continúa: "A cualquier madre con sentimientos le tiene que afectar lo que yo he vivido. A veces pienso que la muerte de mi hija generó conciencia y solidaridad. Lo pienso por animarme y ser positiva, pero cuando me acuerdo de todo lo que sufrió mi hija, de los últimos momentos de su vida, eso es lo que más me duele".

Elogios

Massa tiene constantes palabras de elogio para los trabajadores de la Fundación Cruz Blanca, la institución humanitaria que la ha acogido desde que llegó a Canarias, y tampoco se olvida de Paula y Miguel, los sanitarios de Cruz Roja que reanimaron a Eléne.

"Vinieron a verme un hombre y una mujer. Ella me dijo que era la chica de la foto, aunque yo nunca he querido ver esas fotos ni esas imágenes. Nos visitaron e, incluso, ella nos trajo un regalito para Aichetou. Les estaré siempre agradecida por todo", reconoce emocionada.

Seguir adelante

Massa, que confiesa que aún no ha superado lo ocurrido, trata de seguir adelante y pide ayuda para encontrar "cualquier trabajo digno" para enviar dinero a sus hijos que tiene en Mali.

"Anoche mismo volví a soñar con la patera, temblaba. Sigo soñando con el viaje, me siento como si estuviera ahí. En realidad, es una auténtica pesadilla porque despierto asustada, siento que se rompe la patera", explica.

En la patera en la que viajaban Massa y sus dos hijas murieron nueve personas durante la travesía, entre ellos tres niños.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...