Más que un colegio, todo un emblema para Santa Cruz

Hace 89 años el Colegio de Las Dominicas de Vistabella abrió sus puertas. El alcalde de Santa Cruz de Tenerife ha querido reconocer su importancia histórica y educativa concediendo la Medalla de Oro de la ciudad.
Muchos de nuestros padres y abuelos, y en general los chicharreros, pasaron muchas horas en las aulas del colegio Las Dominicas-Vistabella. Por ello, el alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, entregó anoche la Medalla de Oro de la ciudad al colegio de las Madres Dominicas-Vistabella. Con ella quiere reconocer su destacada y continuada labor docente y humana en el municipio. La entrega se llevó a cabo en una solemne sesión celebrada en el Salón de Plenos del Ayuntamiento.
Image

Colegio con la Medalla de Oro | IMAGEN COLEGIO VISTABELLA

Por su parte, la directora del colegio, la madre María Rosa Contreras, agradeció a la ciudad la entrega de su más alta distinción y aseguró que “supone también un enorme compromiso para seguir ofreciendo a todos los niños y jóvenes una educación de calidad, inspirada en la orden de predicadores, no solo en la formación académica, sino también en valores como la dignidad, la verdad o la solidaridad”.
La directora recordó que el colegio abrió sus puertas en Santa Cruz hace 89 años, lo que da idea de su implicación con la ciudad, independientemente de lugar en el que hayan desarrollado su labor docente durante este largo período.
Image

Acto Medalla de Oro| IMAGEN AYUNTAMIENTO SANTA CRUZ

Bermúdez destacó durante su intervención que “Santa Cruz está en deuda con el colegio que forma parte de su propia historia y que, con el paso de los años, se ha convertido en un referente de excelencia educativa y de promoción de valores humanos". El alcalde también quiso resaltar que, "desde su concepción cristiana el colegio a contribuido, a sembrar entre sus miles de alumnos la semilla de la solidaridad, de la justicia social, de la convivencia, de la paz”. De hecho, entre las numerosas acciones, han puesto en marcha las Becas Elikya, para poder alimentar a los niños africanos donde las hermanas tienen misiones.
Image

Misión en África | IMAGEN COLEGIO VISTABELLA

El mandatario municipal recordó quiso dar también su importancia histórica, “pocos centros o instituciones pueden presumir de una permanencia tan prolongada en la ciudad, desde un lejano 1928, y en lugares tan señalados de su devenir cotidiano”. El colegio abrió originalmente en la calle Emilio Calzadilla –en el barrio de El Toscal– para posteriormente instalarse en otras dependencias de la calle Santa Rosalía –también en el barrio de El Toscal– y ya en 1970 trasladarse a una zona entonces de expansión demográfica, en Ofra-Vistabella.
Esas ubicaciones, a juicio del alcalde, “nos dicen mucho de sus lazos estrechos con la ciudad, de su contribución al desarrollo educativo y social de Santa Cruz y de su participación continua en la vida de la comunidad”.
Además de felicitar a toda la comunidad por la labor que han y siguen haciendo, quiso resaltar sus actividades especiales. Entre ellas destacó el Día de la Paz o el Día de la Alegría, en las que “la ilusión, la motivación y la solidaridad que se respira allí son maravillosamente contagiosas. Todo ello –dijo– es motivo más que suficiente para renovar la confianza en las generaciones que están llamadas a tomar el relevo social en unos pocos años”.
Image

Año 1928, Vistabella | IMAGEN DE LA RED

Pero el colegio también ha apostado por la innovación y las nuevas tecnología. Al tener tantos años de historia Bermúdez quiso reconocer su esfuerzo por la adaptación a las nuevas demandas.“Un proyecto educativo que da respuesta a las nuevas inquietudes sociales, pero que permanece inalterado en lo sustancial: la defensa de unos valores que constituyen la esencia del ser humano”.