Mantener la ilusión veinte años después

Mi infancia y adolescencia estuvo muy ligada a la práctica del deporte. Entrenamientos de fútbol durante la semana y partido el fin de semana, partidos de baloncesto en la cancha de Bajamar y carreras de atletismo en el colegio. Recuerdo por aquel entonces cómo compré mi primer par de botas de fútbol en la tienda Deportes Natalia, situada frente a la Catedral de La Laguna.
Con el paso de los años otras motivaciones más allá del deporte fueron entrando en vida, la principal de ellas el trabajo y a medida que las nuevas experiencias iban apareciendo en mi día a día el deporte iba perdiendo protagonismo hasta casi desaparecer.
De hacer deporte diario a pasar años sin correr, saltar, disparar a portería y lanzar a canasta. Fue entonces, cuando para lidiar con el estrés y la ansiedad y por recomendación de amigos y familiares volví a ponerme unas botas de fútbol.

 

BASE DEPORTES NATALIA
Mantener la ilusión veinte años después | IMAGEN: AH

 

¿Dónde comprarlas? Recordé aquella tienda en el corazón de La Laguna, a la que íbamos de pequeños no solo para comprar sino para ver los nuevos artículos deportivos de las mejores marcas. Ahora Base Deportes Natalia está por toda la Isla, y en La Laguna, ciudad en la que vivo, se presenta en la calle Herradores en un centro en el que tiene tienda, gimnasio, ludoteca y cafetería.
Entré y pude recordar la esencia de esta cadena de venta de material deportivo, la cercanía y el conocimiento de sus empleados, y pude ver cómo ha crecido, con mejores marcas y mayor catálogo de productos.
He vuelto a hacer deporte, a jugar a fútbol, y he vuelto a Base Deportes Natalia. Desde ese momento hasta ahora hablar de mi armario deportivo es hablar de prendas de esta tienda, por calidad, estética, confianza, y por mantener viva la ilusión que tenía cuando era niño.