Los (únicos) goles de Larraz

El argentino Jorge Roberto Larraz Camardelli (1937-2016) es el autor del primer 'hat trick' de un jugador del Tenerife en Primera División. Lo logró en el Heliodoro ante el Real Zaragoza el 18 de febrero de 1962. Esos tres goles sirvieron para derrotar (4-2) al conjunto aragonés y romper una racha de más de cuatro meses sin ganar en la Isla. ¿Por qué su nombre no está en la memoria colectiva del aficionado blanquiazul? Pues porque esos fueron también los tres únicos goles que el 'pibe' Larraz marcó en Liga con la camiseta del Tenerife.

Formado en el Independiente de Avellaneda, emigró pronto a Ecuador y triunfó en aquel Emelec de Guayaquil que se conoció como 'el ballet azul'. Nacionalizado, fue internacional por Ecuador, selección con la que marcó cuatro goles en seis partidos durante el clasificatorio para el Mundial 58. Su éxito en este torneo le llevó al fútbol español. Fichado por Las Palmas, hizo 13 goles en 57 partidos con los amarillos en Primera División. Traspasado al Granada en el verano de 1960, en su segundo curso en Los Cármenes chocó con su entrenador, Heriberto Herrera.

A don Heriberto, que ese curso ascendería con el Granada a Primera División, le duró un partido y lo apartó del equipo “porque su individualismo perjudica al colectivo”. Y tras las Navidades, aceptó irse cedido al Tenerife, que ese curso militaba en la máxima categoría. Debutó ante el Athletic de Bilbao y un mes después explotó ante el Real Zaragoza, en un equipo que entonces era dirigido por Enrique Rabassa y que esa tarde formó con: Cuco; Colo, Correa, Álvaro; Villar, Borredá; Paquillo, Larraz, Gilberto, Aguirre y Beitia.

Para entonces, las opciones de permanencia eran escasas. El Tenerife venía de empatar (0-0) en el Bernabéu y de perder (2-1) en el último minuto en Mestalla ante el Valencia, pero era colista y en la Isla no funcionaba. Pese a todo, el Helidoro se llenó para recibir a un Zaragoza que entonces rara vez bajaba del quinto puesto en Primera División. Y que amén del peruano Seminario, 'pichichi' esa temporada, contaba con dos futuros 'magníficos' como Marcelino y Lapetra o el palmero Miguel. A los cincuenta segundos, la grada celebró el primer gol.

Lo marcó Larraz y llegó tras un saque de puerta de Cuco que Gilberto desvió de cabeza y que el 'pibe' aprovechó infiltrándose en la defensa, superando en velocidad a Alustiza y cruzando ante la salida de Yarza. Sin embargo, los maños le dieron vuelta al partido con dos goles de Seminario, que luego triunfaría en el Barça. Y hasta el minuto 51 no empataría el Tenerife, al cabecear Larraz una falta sacada por Paquillo. Estos dos jugadores también se combinaron para el 3-2, aunque esta vez fue el 'pibe' quien sacó el corner y el extremo grancanario el que cabeceó a la red.

Image

Jorge Roberto Larraz Camardelli
Luego, en pleno acoso visitante, durante los cinco minutos de prolongación que decretó el colegiado internacional Gardeazábal, una contra llevada por Beitia y Gilberto fue cerrada por Jorge Larraz con un disparo cruzado. Fue su tercer gol de la tarde. No hizo más como blanquiazul en Liga (sí en Copa del Generalísimo ante el Atlético Baleares y el Sevilla) y en verano regresó al Granada. No dejó huella, pero sí se hizo con un hueco en la historia.