Los secretos de Halloween: Lo que no te cuentan

Tuvigú

La noche de los “no vivos” es una de las más celebradas en todo el mundo. Cada año son más los niños y mayores que lucen sus capas de vampiro, maquillajes de zombis o brujas y sus máscaras de hombre lobo para tratar de aterrorizar a sus amigos y vecinos durante la noche.
Pero, ¿conoces de dónde proviene exactamente la tradición de la noche de Halloween?

Quizás hayas escuchado datos confusos sobre esta celebración al no tratarse de una fiesta española. Sin embargo, pese a lo que pueda parecer, Halloween no es ningún “invento americano” y cuenta con muchos siglos de antigüedad.

Halloween proviene de «All hallow's eve», que significa “víspera de todos santos”. Su origen data de hace 3.000 años y surgió en la cultura celta.

Para ellos, esa noche, el muro entre nuestro mundo y el paranormal se volvía más débil, dejando que los espíritus pudieran contactarnos e, incluso, robarnos el alma. Para evitarlo, usaban disfraces que alejasen a los espíritus malignos o encendían velas para mantenerlos a raya.

Algo similar ocurría en España en el siglo XVIII, cuando la última noche de octubre comenzó a celebrarse una serie de festividades paganas y vinculadas, en muchos sentidos, con el Día de Todos los Santos.

Sin embargo, la semilla de la actual fiesta la plantaron, en el siglo XIX, los millones de emigrantes irlandeses que llevarían sus costumbres y tradiciones a Estados Unidos.

Entre ellas, una celebración más festiva de Halloween y el uso de elementos como las calabazas. Aunque no era el vegetal empleado como farolillo en la famosa leyenda irlandesa de Jack O’Lantern, el hombrecillo que logró engañar al diablo en varias ocasiones, al final, la calabaza acabó convirtiéndose en símbolo de la noche de Halloween al ser un producto abundante y fácil de convertir en farol.

En la actualidad, esta celebración tiene lugar, sobre todo, en países anglosajones como Estados Unidos, Reino Unido, Canadá o Irlanda. Aunque últimamente la fiesta se ha universalizado y se celebra en muchos países con poca tradición, como España o países de América Latina. ¿El motivo? El gran despliegue comercial y publicitario del cine estadounidense. Como resultado, Halloween duplica comercialmente las ventas de golosinas de San Valentín y Navidad.

Aunque en nuestro país la festividad de la víspera de todos los santos tiene una connotación de recogimiento y tristeza ante aquellos seres queridos que han fallecido, también son cada vez más los que prefieren darle un giro a esa noche de los difuntos y celebrarla de forma divertida y centrada en los niños, fans incondicionales del “truco o trato”.

En otros países como México se celebra durante tres días, desde el 31 de octubre hasta el 2 de noviembre, el Día de los Muertos, fiesta declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de México por la UNESCO en 2008. Para ellos, es una fiesta de la vida aunque, como la nuestra, sirve para recordar a los que ya no están con nosotros.

Animate TITSA

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

CajaSiete Banner Noviembre