Los sanitarios mexicanos protestan por falta de protección y denuncian contagios

El personal sanitario del Hospital Regional 1 de Octubre, de carácter público, protestó este lunes ante la falta de equipos de protección contra el coronavirus SARS-CoV-2 (causante de la enfermedad del COVID-19) y denunció un fallecimiento y varios contagios entre la plantilla del centro.

"No hicieron los filtros adecuados, maquillaron los diagnósticos. Los estaban manejando como dificultad respiratoria, influenza y neumonía típica. Ahora hay mucho personal infectado ya", denunció en entrevista con Efe la enfermera María Doris López. 
López reveló la muerte por coronavirus de "un compañero que trabajó sin protección en el área de urgencias", además del contagio de un cirujano y varios sanitarios del turno de tarde en este hospital adscrito al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).
El Hospital 1 de Octubre fue uno de los elegidos por el Gobierno de Ciudad de México para especializarse en el tratamiento del COVID-19, una enfermedad que, hasta el momento, ha dejado 296 fallecidos y 4.661 pacientes en el país. 

"Saben que no tenemos material suficiente para protegernos y, el miércoles pasado, declararon como hospital COVID el Hospital 1 de Octubre", se indignó la enfermera antes de mostrar a las cámaras un portafolios de plástico convertido en mampara que les dan para trabajar.
"El cubrebocas que yo traigo es el que nos distribuyen y me protege durante media hora, pero hasta este nos lo niegan. Nosotros, el personal de enfermería, los hemos tenido que comprar de nuestro bolsillo y los estamos consiguiendo vía internet", expuso. 
López denunció también el estigma social al que se ven expuestos los sanitarios que tratan esta enfermedad y un repunte de las agresiones contra el personal.
"Nos gritan 'contaminados, ustedes traen la peste del covid'", aseguró, aunque insistió en que su mayor molestia es con las autoridades. 
El celador Juan Becerra, que pidió tests del coronavirus para poder trabajar "con tranquilidad", explicó que los trabajadores no tienen un protocolo para tratar a los pacientes enfermos de COVID-19, sino que se actualiza día a día.

"¿Qué pasa cuando entra uno al hospital? No hay protocolo, no hay filtros, no hay información, no hay material adecuado para el trabajador", manifestó.
El sector médico mexicano lleva varias semanas reclamando mayor seguridad y protocolos claros ante la pandemia.
Además, la semana pasada se dio a conocer que, en varios hospitales del país -desde el central Estado de México hasta el noroccidental Baja California Sur- decenas de médicos y enfermeras habían sido infectados.