Los productores piden en Canarias la condonación de deuda por los rodajes cancelados

Los productores agrupados en la asociación Audiovisual Plural de Canarias han pedido al Gobierno autonómico ayudas para afrontar la cancelación de rodajes por el coronavirus, como la ampliación de plazos para justificar incentivos o condonación de deudas con la administración.

En un comunicado, este colectivo llama al Gobierno Canario a que, "tan pronto como se den las circunstancias, realice una declaración institucional donde se ofrezca la seguridad y el apoyo necesarios al sector para que esta situación no suponga su defunción".

Además, le invita a que aproveche esta crisis para mejorar el marco de incentivos fiscales a los rodajes nacionales e internacionales, que durante años ha sido el más generoso de la UE, porque considera que ahora "cotiza peligrosamente a la baja".

"Las administraciones canarias deben ser conscientes del riesgo que actualmente se corre y la importancia que tiene, para el desarrollo del sector y la economía de las islas, el que siga habiendo el mayor número de rodajes posibles, fundamental para la formación de profesionales y por el impacto que estos tienen en la imagen de las islas como destino de cine", añade.

Pero a corto plazo, los productores reclaman del Gobierno canario "soluciones tanto a la suspensión provisional como a la cancelación definitiva de los proyectos que estaban en marcha" cuando estalló la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

Para las películas cuyo rodaje se ha suspendido, solicitan que "los plazos de justificación de las ayudas de 2019 se alarguen un año y que se mantengan los plazos actuales para los que lo puedan justificar dentro del plazo ya establecido".

En el caso de películas que hayan tenido que cancelarse definitivamente, piden que "se habilite un plan de contingencia que permita condonar la posible deuda a la administración, siempre y cuando estas cancelaciones estén debidamente justificadas".

Asimismo, demandan una prestación extraordinaria para los autónomos que se han quedado sin actividad, fórmulas para que no se paguen las cotizaciones a la Seguridad Social durante el tiempo que dure la crisis sanitaria y que el subsidio a trabajadores autónomos se mantenga "no solo durante el tiempo en que dure el estado de alarma, sino durante el tiempo en que la actividad esté parada".

"A partir de que empiecen a retomarse los trabajos de producción, pedimos que se establezcan unas medidas de certificación que garanticen, mediante un sello de control, que todos los participantes en los rodajes que lleguen a las Islas estén libres de infección del COVID-19. Por la condición de liderazgo que ha ocupado en la atracción de rodajes foráneos, Canarias debe tratar este tema como una prioridad", sugieren.

"Las administraciones canarias deben ser conscientes del riesgo que actualmente se corre y la importancia que tiene, para el desarrollo del sector y la economía de las islas, el que siga habiendo el mayor número de rodajes posibles, fundamental para la formación de profesionales y por el impacto que estos tienen en la imagen de las islas como destino de cine"

Además, proponen que sea el Gobierno de Canarias y no el Ministerio de Hacienda el que se ocupe de inspeccionar los incentivos a las producciones audiovisuales en las islas, que se mejore su seguridad jurídica y que se amplíen los límites de devolución de impuestos".

Finamente, reclaman que la Reserva de Inversiones de Canarias (RIC) -el instrumento fiscal al que pueden acogerse las empresas de las islas para reducir en su mayor parte los pagos por el Impuesto de Sociedades- "se pueda materializar en el desarrollo de proyectos de películas y series de productoras canarias".Los productores agrupados en la asociación Audiovisual Plural de Canarias han pedido al Gobierno autonómico ayudas para afrontar la cancelación de rodajes por el coronavirus, como la ampliación de plazos para justificar incentivos o condonación de deudas con la administración.

En un comunicado, este colectivo llama al Gobierno Canario a que, "tan pronto como se den las circunstancias, realice una declaración institucional donde se ofrezca la seguridad y el apoyo necesarios al sector para que esta situación no suponga su defunción".

Además, le invita a que aproveche esta crisis para mejorar el marco de incentivos fiscales a los rodajes nacionales e internacionales, que durante años ha sido el más generoso de la UE, porque considera que ahora "cotiza peligrosamente a la baja".

"Las administraciones canarias deben ser conscientes del riesgo que actualmente se corre y la importancia que tiene, para el desarrollo del sector y la economía de las islas, el que siga habiendo el mayor número de rodajes posibles, fundamental para la formación de profesionales y por el impacto que estos tienen en la imagen de las islas como destino de cine", añade.

Pero a corto plazo, los productores reclaman del Gobierno canario "soluciones tanto a la suspensión provisional como a la cancelación definitiva de los proyectos que estaban en marcha" cuando estalló la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

Para las películas cuyo rodaje se ha suspendido, solicitan que "los plazos de justificación de las ayudas de 2019 se alarguen un año y que se mantengan los plazos actuales para los que lo puedan justificar dentro del plazo ya establecido".

En el caso de películas que hayan tenido que cancelarse definitivamente, piden que "se habilite un plan de contingencia que permita condonar la posible deuda a la administración, siempre y cuando estas cancelaciones estén debidamente justificadas".

Asimismo, demandan una prestación extraordinaria para los autónomos que se han quedado sin actividad, fórmulas para que no se paguen las cotizaciones a la Seguridad Social durante el tiempo que dure la crisis sanitaria y que el subsidio a trabajadores autónomos se mantenga "no solo durante el tiempo en que dure el estado de alarma, sino durante el tiempo en que la actividad esté parada".

"A partir de que empiecen a retomarse los trabajos de producción, pedimos que se establezcan unas medidas de certificación que garanticen, mediante un sello de control, que todos los participantes en los rodajes que lleguen a las Islas estén libres de infección del COVID-19. Por la condición de liderazgo que ha ocupado en la atracción de rodajes foráneos, Canarias debe tratar este tema como una prioridad", sugieren.

Además, proponen que sea el Gobierno de Canarias y no el Ministerio de Hacienda el que se ocupe de inspeccionar los incentivos a las producciones audiovisuales en las islas, que se mejore su seguridad jurídica y que se amplíen los límites de devolución de impuestos".

Finamente, reclaman que la Reserva de Inversiones de Canarias (RIC) -el instrumento fiscal al que pueden acogerse las empresas de las islas para reducir en su mayor parte los pagos por el Impuesto de Sociedades- "se pueda materializar en el desarrollo de proyectos de películas y series de productoras canarias".