¿Los museos en España son seguros?

Los robos de obras de arte, y la seguridad del personal y del usuario de los museos españoles, se encuentran en un estado de cónfort , debido a la optimización de recursos y medidas por parte de las instituciones museisticas españolas en los últimos años que posicionan a nuestro país, entre los mas seguros del mundo en esta materia.
Durante los estudios realizado por nuestra parte en esta rama de conocimiento, hemos podido comprobar que la mayoría de los espacios museísticos españoles,–no incluimos centros, galerías y exposiciones de arte–, invierten una buena parte de su presupuesto en seguridad integral (pasiva, activa, humana), la central receptora del uso propio, la protección contra incendios PCI, la autoprotección y el comportamiento del público.
Los directores de seguridad de museos como el Reina Sofia, Thyssen– Bornemisza, en Madrid  y Centre Pompidou en Málaga, insisten en que las tareas fundamentales de los responsables de seguridad de estos espacios son las relativas a prevenir, disuadir y evitar a toda costa actos antisociales contra el museo, y en caso de producirse éstos, se deben minimizar sus efectos, recuperando los efectos y obras de arte sustraídas, capturando el autor/s y poniéndolo a disposición de la autoridad competente, todo ello además, de prevenir y evitar situaciones de emergencia y peligro para personas y bienes, especialmente, obras de arte. En caso de producirse éstos, se deben minimizar sus efectos.
En definitiva, en la mayoría de los museos en España, las medidas y medios del museo se están actualizando continuamente. En relación a los recursos,  destacamos  nuevos elementos y sistemas que se van  incorporando. Concretamente, lo último fue un sistema de protección individualizada de obras de arte, que alerta precozmente del simple tocamiento.
En cuanto al personal de museos en España,  éste debe poseer un curso universitario de dirección de seguridad, así como algunos cursos de museos, de autoprotección y un curso superior de incendios (teórico-práctico), con el objeto de proteger la toda actividad y controlar la operativa.
Por tanto, debemos estar satisfechos de nuestros medios y recursos en materia de seguridad, de este modo el patrimonio artístico estará mejor conservado y mejor custodiado. ¡Somos referentes!