Los mandalas, los dibujos milenarios que nos ayudan a serenar la mente

Los mandalas son representaciones simbólicas espirituales del cosmos y de la naturaleza, utilizadas tradicionalmente en el budismo y en el hinduismo que, gracias a sus originales formas y estructuras, nos invitan a pintarlos y hacer gala de nuestra creatividad. 
Mandala es, concretamente, el nombre que se emplea para describir a todo dibujo organizado a partir de un eje o un centro predeterminado. Concretamente, significa "círculo sagrado" y es un término que proviene de la lengua clásica de la India, denominada sánscrito, cuyo equivalentes en Europa serían el griego y el latín.
"Utilizamos los colores, pero pintamos con el sentimiento" - Jean Chardin

Estos tradicionales y milenarios dibujos, representan formas de la naturaleza y reproducen sus simetrías, creando así estos artísticos diseños que, además de ejercitar nuestra creatividad, nos ayudan a relajar la mente, a centrarla en el momento presente y a cultivar nuestra paciencia, por los diminutos espacios que hay que colorear.
https://atlanticohoy.com/wp-content/uploads/migrate/posts/standard/2020/4/15/17/7NWHZDUMDRM041FY2AZ36T9XJUZMH576/QWWYX93BCSCW68UD.png
Mandalas sin colorear | PIXABAY

Los mandalas, por consiguiente, son una maravillosa forma de mejorar nuestra salud mental y emocional, pues constituyen una forma milenaria de realizar una relajación o meditación de una manera artística. Por consiguiente, los mandalas nos aportan múltiples beneficios, tales como los que mencionan a continuación: 
  1. Meditar de una manera indirecta y, por tanto, relajar la mente hasta alcanzar una sensación de bienestar y paz interior.
  2. Mejorar la concentración, potenciando nuestras capacidades intelectuales.
  3. Estimular la mente, desarrollando nuestra inteligencia y creatividad.
  4. Cultivar nuestra paciencia.
  5. Expresarnos a través de los colores.
  6. Mejorar nuestro estado de ánimo, a través de los diseños y colores.

"Me interesa que la pintura transforme la realidad y que sirva, asimismo, de alimento para el espíritu"- Fernando Botero

Estos tradicionales dibujos se suelen encontrar en librerías, no obstante, si quieres comenzar a pintar un mandala lo antes posible, en Internet se puede acceder a diversas creaciones y dibujos en blanco para comenzar a desplegar nuestra creatividad. La manera tradicional de pintarlos en con lápices de colores, sin embargo, también se pueden pintar con rotuladores finos y con ceras.
Como recomendación general, se aconseja comenzar a pintar los mandalas desde el centro hacia los laterales y la elección de los colores, ha de ser totalmente libre, dejando que la espontaneidad nos guíe. Así, a través de estos dibujos milenarios nos podremos beneficiar en múltiples aspectos, así como disfrutar un rato agradable que nos genere bienestar y paz mental.