Los datos que confirman el hundimiento del turismo extranjero en Canarias: 79% menos

Las Islas Canarias recibieron 215.600 turistas extranjeros en julio, el primer mes completo sin las restricciones del estado de alarma, un 79,1 por ciento menos que en el mismo período de 2019, según datos publicados este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).Además, en julio, los turistas internacionales se gastaron en sus vacaciones en el archipiélago 276 millones de euros, un 81,5 por ciento menos que un año antes. El gasto medio por turista en las islas cayó un 11,3 por ciento en el total del viaje (1.280 euros) y un 16,5 por ciento en el desembolso diario por persona (135 euros).

En lo que va de año, 2.949.580 turistas internacionales han pasado unos días de descanso en Canarias, un 61,4 por ciento menos. La caída, aunque pronunciada, es por el momento la menor de los grandes destinos turísticos, ya que Canarias pudo realizar con normalidad dos de los meses de sus temporada alta, enero y febrero.

Por el mismo motivo, Canarias sigue a la cabeza en gasto turístico acumulado en los siete primeros meses del año, con 3.731 millones de euros, el 26,1 % del total de España, a pesar de sufrir una caída del 61,7 % respecto al mismo período de 2019.


La llegada de turistas internacionales a España se hundió en julio un 75 % hasta los 2,5 millones, mientras que el gasto realizado disminuyó un 79,5 % respecto al mismo mes del pasado año.

En un contexto marcado por la apertura de las fronteras tras el estado de alarma y los continuos rebrotes de covid-19, entre junio y julio de este año España perdió más de 16 millones de turistas extranjeros y más de 19.000 millones de euros de gasto de estos visitantes.

De hecho, en los siete primeros meses del año el número de turistas que visitaron España se desplomó un 72,4 % hasta los 13,2 millones, en tanto que el gasto total lo hizo un 72,6 % hasta los 14.291 millones de euros.

Pese a estas cifras, las caídas observadas en julio son ligeramente inferiores a las registradas en junio, cuando tras dos meses en blanco la llegada de turistas se hundió un 97,7 % y el gasto realizado por estos un 98,6 %.