La bendición más peculiar de San Sebastián

El municipio de Adeje se prepara para bendecir este sábado a un gran número de animales y acoger a más de 15.000 personas, según ediciones anteriores, en una de las tradiciones más antiguas del sur de Tenerife. Una celebración que lleva desde el siglo XVIII formando parte de la vida de los isleños y a la que, con los años, se le han ido sumado cada vez más turistas que se interesan por ver cómo los jinetes y fieles llevan a su ganado al mar para que San Sebastián los proteja y bendiga. 

Image
Imagen antigua de la celebración de San Sebastián | IMAGEN CEDIDA

Uno de los jinetes fieles a esta tradición es José Pineda, también presidente de la Asociación Imoque, una de las participantes. Desde hace 16 años José acude junto con su hija y sus caballos a la playa de La Enramada de este municipio, aunque su amor por esta tradición proviene de mucho antes, cuando la escuchó nombrar por primera vez en boca de sus abuelos. "Recuerdo desde pequeño que mis abuelos vivían en la finca de Fañabé. Eran los encargados de unas cuadras de vacas y siempre llevaban un par de ellas para que San Sebastián las bendijera", narra el jinete. 

Aunque se relaciona con la festividad católica en honor de San Sebastián, la raíz de esta celebración proviene de la época de la Conquista pues "se sabe que antiguamente se bendecía a los animales porque era el medio de vida. Tenías que cuidar de ellos porque era el sustento, lo que te daba de comer". También eran muchas las creencias de bendecir a los animales "para que no tuvieran mal de ojo o enfermedades. Se ha dicho muchas veces que San Sebastián ha puesto su mano sobre animales y los ha curado", asegura.
Image
José con uno de sus caballos | IMAGEN CEDIDA

La tradición consigue movilizar a toda la isla. "Es impresionante por la cantidad de personas que acuden de todas partes a pesar de que los caminos reales, que cruzan de norte a sur, ya no se puedan usar para trasladar a los animales como se hacía antiguamente. Ahora, los fieles vienen desde el norte y también desde San Miguel y Granadilla con sus remolques", nos cuenta el presidente. 
Image
Fieles y curiosos acuden a San Sebastián | IMAGEN CEDIDA

Según José, parte de la belleza de la tradición consiste en que durante esta jornada "vuelves a ver a muchas personas con sus familias que no te sueles encontrar en el día a día y todos ellos se reúnen en torno a un mantel para almorzar. Por todo ello, la importancia de este día no solo radica en pasarlo con los animales, sino en tener una reunión familiar".
Por otro lado, este jinete destaca que en la bendición de los animales te puedes llegar a encontrar "con asiduos de la celebración que siguen viniendo con 70 u 80 años en guagua y que te cuentan que asisten desde que eran pequeños", afirma.
Aliciente turístico
Además de ser una de las tradiciones más antiguas del sur de Tenerife, la misma se ha convertido en un aliciente turístico. "Los turistas preguntan muchísimo, es muy llamativo para ellos. Yo me dedico al mundo de la hostelería y hay clientes que vienen todos los años exclusivamente a la fiesta de los caballos", continua el presidente. 
José Pineda afirma que han sido testigos de muchas anécdotas durante todos estos años, pero recuerda una en concreto que le sucedió a un compañero suyo: "Un jinete de San Miguel entró con el caballo en el agua. Estos animales nadan por naturaleza desde que les cubre la espalda. Fue tanto lo que se introdujo mar adentro que el caballo siguió nadando alejándose de la orilla. Resulta que el chico no sabía nadar y tuvimos que tiranos a sacarlo. Al año siguiente, aparecimos todos con manguitos para dejárselos".
Image
Bendición de los animales | IMAGEN CEDIDA
Historia de la festividad de San Sebastián
La historia de la fiesta a San Sebastián en Adeje se inició en los primeros años del siglo XVIII, en un lugar de culto previo a la Conquista y, con el devenir de los años, ha ido evolucionando conjuntamente con los cambios sociales y del propio entorno donde se celebra.  

Desde el principio ha sido una fiesta relacionada con el mundo del campo. Muchas personas campesinas y ganaderas, no sólo de Adeje sino de todo el sur e, incluso, de la isla fueron sumándose a esta fiesta y haciéndola suya. 

La venerada talla de San Sebastián adejera, que fue traída al municipio por solicitud del párroco Eulogio Gutiérrez Estévez (1851-1917), natural de Icod de los Vinos y que estuvo 17 años en Adeje. A esta imagen se le atribuyen numerosos milagros. Todavía hoy, muchas son las personas que recurren al San Sebastián de Adeje con la esperanza de una rápida curación de sus dolencias o para solicitar algún favor o cumplir con la promesa. 

Asimismo, uno de los hechos relevantes esta fiesta se vivió el 20 de enero de 1916, al ser trasladada en procesión desde la Parroquia de Adeje hasta la ermita de San Sebastián la nueva imagen de este Santo, elaborada en la casa Bririllo de Valencia. Al llegar a la costa se celebró la misa, como informó en Gaceta de Tenerife “Un adejero divertido”, el 29 de dicho mes: “acabado este piadoso movimiento que duró cerca de dos horas se cantó la letanía y a continuación la Misa dicha por el párroco Eulogio Gutiérrez Estévez, alma de la fiesta por el celo desplegado en la traída de la preciosa escultura del Santo y en el agrandamiento de su Capilla. Luego se organizó la procesión hasta la orilla del mar, seguida de una abundante comida y una cabalgata con más de cien camellos y bestias de carga. Asistieron a los actos más de 2.000 personas”

Image

Programa de la festividad de San Sebastián | IMAGEN DE LA RED