López Obrador afirma que la protesta de mujeres en la sede DD.HH es una "exageración"

AdminsitradoresFincasSC

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, calificó este martes como una exageración de la prensa conservadora la actual protesta de mujeres y ocupación de la sede de las instalaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) .

López Obrador señaló, en su conferencia matutina, que se está utilizando este caso con tintes políticos, pues "hay una exageración en todo sentido".

"Este asunto tiene mucha difusión porque la prensa conservadora, los medios de comunicación lo magnifican para perjudicarnos", dijo.

Mencionó que esto es resultado del "encono, coraje" en contra de la presidenta de la CNDH, Rosario Piedra, sobre todo "de los grupos conservadores".

No obstante, Guillermina, una manifestante y "aliada" del movimiento social Ni una menos aseguró a Efe frente a la sede que el motivo de la ocupación es buscar "justicia" contra todo tipo de violencia y en especial contra las mujeres ante un "mal Gobierno" bajo el que "se va multiplicando la cuota de sangre".

"Este es el resumen del hartazgo, del cansancio, de la poca sensibilidad de un presidente misógino, violento, que ya de por sí dividió al país. Que sigue en un sueño onírico, que solamente es donde él es feliz, y el pueblo no es feliz", aseguró esta "víctima de violencia" de mediana edad a las puertas de la CNDH.

Frente al edificio de la CNDH hay otros colectivo de familiares de desaparecidos, que conviven con las asociaciones feministas en busca de soluciones por parte del Gobierno, como es el caso de la joven Delia Quiroa, cuyo hermano fue secuestrado en Reynosa (Tamaulipas) en 2014.

Quiroa, a la espera de reunirse con autoridades, aseveró que tomaron la decisión de acometer la ocupación por "la falta de atención del Gobierno, que no atiende las peticiones y no hace su trabajo".

SEÑALAMIENTOS POLÍTICOS

El presidente acusó de la situación al periódico Reforma y a todos los diarios de la derecha, "del conservadurismo".

Afirmó que hay una "exageración en todo sentido" y dijo no creer en la violencia porque "el mal hay que combatirlo con el bien", subrayó.

El presidente mexicano confió en que la Secretaría de Gobernación (Segob) y las mujeres que encabezan la protesta desde el jueves de la semana pasada estén abiertas al diálogo.

No obstante, insistió en que "es otro tipo de situación la que, considero, prevalece", por lo que pidió que cada quien se haga responsable de sus actos, cada quien actúe con responsabilidad.

"Estoy seguro que la directora de derechos humanos está buscando el diálogo. También Gobernación, pero no quieren el diálogo, porque quien sabe qué quieren. Claro justicia, pero quién va procurar que haya justicia. Se necesita saber y que se llegue a un acuerdo, para eso es el diálogo, con compromisos. No quieren hablar con nadie."

Reconoció que la demanda de las mujeres, que han ocupado la sede y realizado pintadas en todo el edificio, "es justa" pero aseguró "ya se convirtió en un asunto político.

Afirmó que los extremos se tocan, tanto la extrema izquierda como la extrema derecha. "Nosotros para triunfar tuvimos que enfrentar a extremistas de izquierda", señaló.

En 2019, cuando Piedra Ibarra asumió el cargo, el acto estuvo envuelto en una polémica por presunto fraude, que acusaron los partidos de oposición.

Banner-Campaña-1300x200