Lo que no te cuentan: Discapacidad en el deporte

Tuvigú

El deporte se ha convertido en uno de los mayores estímulos para personas que presentan alguna afección o discapacidad. Especialmente, para aquellos que tras un suceso trágico presentan un nuevo hándicap en su rutina diaria.

Es totalmente recomendable que las personas con discapacidad realicen deporte. Así lo sostienen diferentes estudios científicos y los expertos en actividad física y deporte especializados en el trabajo con discapacitados. Uno de estos expertos, Daniel German Zucchi, sostiene que el fin del deporte adaptado es insertar e integrar a la persona con discapacidad en la sociedad. Dependiendo del grado de discapacidad, la afección, intensidad, si se trata de un hándicap intelectual, motor o sensorial, se adaptan los ejercicios físicos, siempre bajo la supervisión de profesionales cualificados, aportando innumerables beneficios para el deportista.

La práctica deportiva aporta beneficios físicos como la mejora de la circulación de la sangre, mejora de la coordinación y el equilibrio, flexibilidad y el desarrollo de las cualidades perceptivo-motoras para progresar en las capacidades condicionales. En ocasiones, incluso, se obtienen espectaculares progresos físicos y una disminución en el grado de discapacidad, permitiendo notables mejoras físicas y cognitivas al individuo.

Además, realizar deporte se convierte en una gran herramienta socializadora en las personas con discapacidad. Tener un objetivo en común, jugar en equipo y sentirse parte de un colectivo son aspectos fundamentales para el desarrollo social, las habilidades sociales, la empatía, la motivación y fomentan la inclusión social de colectivos con discapacidad.

Psicológicamente, la actividad deportiva, genera grandes beneficios en las personas con discapacidad. El cine y la literatura han destacado los hitos y hazañas de auto superación de muchas personas con discapacidad que han encontrado en el deporte su leitmotiv. Historias donde la perseverancia, la autodisciplina, la responsabilidad y sus ansias de conseguir un objetivo en el que la discapacidad tome un papel secundario, escenifican los beneficios psicológicos y la mejora de la autoestima de los deportistas con discapacidad en la lucha por sus metas.

Diversas organizaciones e instituciones relacionadas con el ámbito deportivo también cumplen un papel primordial en la motivación y compromiso social. Los Juegos Paralímpicos, las becas a deportistas o diferentes programas orientados a este colectivo visibilizan todo su esfuerzo y trabajo, convirtiéndose en grandes integradores sociales. Asimismo, los valores deportivos son algunos de los aspectos que muchas empresas valoran de una persona en una entrevista de trabajo, y pueden convertirse en un aliado de una persona con discapacidad que ya de por sí sufren el problema de su bajo nivel de integración laboral. 

El ejercicio físico es el mejor medicamento del mundo según la Organización Mundial de la Salud, y muchos deportistas con discapacidad han encontrado en el deporte su vía de escape. Muchos han demostrado que los límites nos los ponemos nosotros mismos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

ÚLTIMAS NOTICIAS

CajaSiete Banner Noviembre