Lo nunca visto

El Tenerife busca un imposible: remontar seis puntos en seis jornadas para meterse en las eliminatorias de ascenso. Nadie lo ha hecho en las siete temporadas de vigencia del actual sistema de 'playoffs'. El récord lo tiene el Córdoba 15-16 que dirigía José Luis Oltra y que fue capaz de remontar cuatro puntos para acceder a la postemporada... para luego caer en la primera ronda contra el Girona.

El Tenerife busca un imposible: remontar seis puntos en seis jornadas para entrar en los 'playoffs'

El Córdoba es el gran especialista en remontadas. Otras dos veces, temporadas 11-12 y 13-14, también entró en zona de 'playoffs' en las seis últimas jornadas, pero en el peor de los casos remontó dos puntos. Y no hay muchos más precedentes: el Murcia 13-14 lo hizo sin salvar desventajas y el Girona 15-16 tras remontar un punto. Por contra, en cuatro de estas siete campañas no hubo cambios entre los seis primeros en las seis jornadas finales.

La misión del Tenerife se acerca a lo imposible, pero las matemáticas le dan opciones. Eso sí, su rendimiento se debe acercar a la perfección. Y cualquier opción de entrar en los 'playoffs' pasaría por lograr cinco victorias en las seis jornadas que restan. Para ello debe superar un calendario complicado y la habitual plaga de bajas, que el domingo en Vallecas afectará al sancionado Cámara y a los lesionados Aitor Sanz, Tyronne y Longo.

En todo caso, el Tenerife tiene un alimento especial que le invita a la hazaña: la sensación de injusticia que dejó el parcial arbitraje de Díaz de Mera ante el Huesca. El Comité de Competición ya puso en evidencia al colegiado castellano manchego al dejar sin sanción a Carlos Ruiz en una acción en la que sólo el árbitro vio penalti y expulsión, determinante para que el Tenerife perdiera los tres puntos que tenía en ese momento.

Las dudas que envuelven la presunta agresión a la juez de línea Porras Ayuso, el hecho de que se reanudara el partido cuando la normativa obliga a la suspensión si existe una agresión confirmada a un componente del equipo arbitral, el apresurado anexo al acta que redactó Díaz de Mera o la clausura apenas parcial de un sector del Heliodoro son otros factores que alimentan la sensación de injusticia en la entidad blanquiazul.

Amenaza de récord negativo

Canalizar de forma positiva la rabia que dejó el arbitraje de Díaz de Mera es la primera asignatura para un Tenerife que en Vallecas no sólo debe coger el último tren que lleva a los 'playoffs', sino que está obligado a puntuar para evitar su tercera derrota consecutiva tras los tropiezos sufridos ante la Cultural (3-2) y el Huesca (2-4). De hecho, de no sumar ante el Rayo, establecería su peor registro en los tres últimos años y medio.

El Tenerife no pierde tres partidos seguidos desde febrero de 2015, cuando los tropiezos contra Ponferradina (0-1) y Albacete (3-2) le costaron el puesto a Cervera. A la semana siguiente se completó la racha, al debutar Agné con un 0-1 en el Heliodoro ante el Girona. Desde entonces, el equipo blanquiazul no ha vuelto a firmar tres derrotas seguidas. Y debe evitar hacerlo en Vallecas si se quiere aferrar a su particular misión imposible.