Llegó el gran día

La afición del Club Deportivo Tenerife llenará esta noche el Heliodoro Rodríguez López para despedir a una plantilla que lo ha dado todo esta temporada y que, pase lo que pase, serán recordados por un año lleno de emociones. Pero, ¿será el próximo partido oficial ya en la máxima categoría?

Hay comunión. El tinerfeñismo está muy unido y no tienen otra misión que llevar en volandas al combinado de Pep Martí a partir de las 20:00 horas de hoy, cuando el balón eche a rodar ante el Getafe, en el partido de ida de la final del playoff de ascenso.

Sin embargo, el aliento llegará desde horas antes cuando la afición empiece a poblar los aledaños, en los momentos previos de acceso al estadio para ocupar las más de 21.000 butacas del recinto deportivo, tras la confirmación por parte del club de la venta de todas las entradas. Por ello, los bares y cafeterías anexas al estadio ya se han preparado para el gran evento del año.

Regresamos a los locales con los que elaboramos el primer reportaje de nuestro serial #QuieroVivirlo, sobre cómo afectaría el ascenso del Tenerife a sus negocios.

Ángel Arias, propietario del Bar Ébora, está preparado para la gran jornada de hoy, totalmente diferente a los partidos habituales de la Liga. “No hay color, se espera que vengan cerca de 22.000 personas, pues a reventar”, explica en relación al trabajo que le espera.

Para ello, hace los últimos retoques ante la avalancha de clientes. “Nos queda terminar detalles de última hora, pero está casi todo preparado”, indica a pesar de que el encuentro se juega en miércoles y no en un habitual fin de semana. “Una final de promoción da igual que sea un miércoles, jueves, sábado o domingo. Se espera un llenazo”, resalta Ángel.

“Una final de promoción da igual que sea un miércoles, jueves, sábado o domingo. Se espera un llenazo”

Justo enfrente de las taquillas del estadio se encuentra la Cafetería Herradura, donde Lorena Rodríguez nos vuelve a abrir las puertas para charlar con ella sobre cómo afronta el local semejante clientela potencial. “Nos hemos preparado bastante más, porque ya el partido del domingo, que ya habíamos pedido más de lo habitual, nos quedamos bastante stock fuera. Esperemos que no nos quedemos cortos esta vez”.

Image

Lorena Rodríguez y su padre con un mural del estadio en la Cafetería Herradura | ATLÁNTICOHOY

Desde su punto de vista sí que va a influir que el partido se dispute hoy miércoles, sobre todo en la distribución del volumen de la clientela. “Lo que cambiará es la cantidad de gente, el volumen durante el día. Por ejemplo, el domingo (partido ante el Cádiz) hubo clientes desde primera hora de la mañana y no paramos en todo el día. Quizás, hoy vengan un poco más tarde, sobre todo por la gente que trabaja o cambie su turno”, indica Lorena.

Precisamente en relación al domingo, nos relata una grata anécdota con aficionados cadistas. “Una peña del Cádiz que había venido cuando jugaron en Liga volvió aquí antes del partido y la verdad es que son una afición que a muchos les gustaría. Después de la derrota ya solo vinieron cuatro”.

Apenas a 20 metros, frontalmente localizado a la vieja puerta de herradura, se encuentra el conocido Bar Club, regentado por Luis Alonso. “Estamos supercargados de mercancía y superpreparados. Ya lo del domingo se veía venir y más vale que sobre mercancía que falte”, asegura emocionado sin esconder que donde más se ha reforzado el stock “es en cerveza”.

Situado estratégicamente, es uno de los bares predilectos para la previa de los partidos, donde se puede tomar el pulso del ambiente. “El domingo los vi todos contentos y felices. Ahora, a por todas, no hay más”, sentencia Luis.

Image

Antigua puerta de Herradura, desde la esquina de el Bar Club | ATLÁNTICOHOY

Por último, nos acercamos al Bar Imperial, cuyo propietario, Manuel García es fiel seguidor del Tenerife, pero muy sufridor. “Ya llevo siete temporadas que no voy porque lo paso muy mal. Ahora va mi hijo que lo pasa peor que yo, pero igual en primera a lo mejor vuelvo, que sufrimos menos”, comenta.
“Ya llevo siete temporadas que no voy porque lo paso muy mal, pero igual en primera a lo mejor vuelvo, que sufrimos menos”

Conocido bar de paso al estadio para disfrutar de sus bocadillos, a ‘Manolo’ no le coge el toro con la esperada avalancha de seguidores y sus otras peticiones. “Lo que más pedimos en esta ocasión es cerveza, whiskys… aunque yo siempre tengo un buen stock y no me suele faltar de nada”, apunta. “Siempre pedimos más productos cuando hay partido. El otro día tuvimos la prueba. Las 20.000 personas se notaron bastante, porque todos los tranvías pasaban llenos y cuando se bajaban había por aquí un mar de gente”, añade ‘Manolo’.
Es un día histórico del primer paso de una eliminatoria histórica, que el sábado puede desembocar en la emoción que llevaba buscando el tinerfeñismo en los últimos seis años, cuando empezó su caída directa hasta la Segunda División B, que les ha servido de impulso para tratar de volver a la mejor Liga del Mundo.