“Leer siempre un poco más es un deber para alguien que está en la política”

Natalia Marmol no es una política al uso. De hecho, ella no se considera solo política, sino que más bien entiende las responsabilidades públicas como parte de un todo personal en el que se incluye también su vocación por la arquitectura, el emprendimiento, el deporte y hasta la labor artística. Está en el Partido Popular por afinidad de ideas, pero también por vinculación familiar y es consejera insular en el Cabildo de Tenerife. Quienes conocen al partido asocian su nombre al futuro de esta formación política y seguramente a ello se debe el hecho de que Asier Antona haya contado con ella como una de las dirigentes regionales a incorporar a la cúpula desde el primer minuto de su gestión al frente del esta formación política.

- ¿Cómo fue su aproximación a la política?

- Los me conocen saben que si puedo ayudar y aportar mi granito de arena para mejorar la calidad de vida de las personas, aunque no siempre se puede, me tendrán a su disposición. Así lo he intentado los últimos años, ya sea como arquitecta, formando parte de asociaciones de mujeres y jóvenes empresarios o vinculada al deporte femenino. De ahí que mi vocación de servicio y las ganas de intentar mejorar las cosas me llevó a afiliarme al Partido Popular, en aquel momento como miembro de Nuevas Generaciones. Por otro lado, algo que seguro tuvo que ver es que soy hija de una política que tuvo varios cargos en el Partido Popular, Ofelia Reyes, de la que me siento sumamente orgullosa. Pero que conste que somos dos hermanas y soy la única que participa activamente en política.

- ¿Qué le ofrece el PP para que encaje con su personalidad?
- Me afilié porque es el partido con el que más me identifico, por sus valores, por su proyecto transformador para España y porque en los momentos más complicados de este país, con su gestión ha demostrado ser capaz de salir de las situaciones más difíciles. Por eso decidí poner en marcha mi vocación de servicio a cargo del partido. Sé que muchos, ante esta respuesta, podrán preguntarse si aún sigo pensando igual, dada la imagen por la que pasan los partidos tradicionales. Pero les puedo asegurar que sí, que esos valores originales, la defensa de las libertades y de la unidad de España, la búsqueda por lograr un crecimiento sostenido, la buena gestión y el respeto por el proyecto individual de cada persona son cosas que nos identifican y a mí me mantienen cerca del partido, igual que el primer día que me afilié. Y ya han pasado algunos años.

"Me afilié al PP porque es el partido con el que más me identifico, por sus valores, por su proyecto transformador para España y porque en los momentos más complicados de este país, con su gestión ha demostrado ser capaz de salir de las situaciones más difíciles"

- Si tuviera que dejar la política, ¿cuál podría ser su nueva ocupación?
- Hoy soy consejera del PP en el Cabildo Insular de Tenerife y además ejerzo como arquitecta y empresaria. De ahí que siempre me escucharán decir que me considero una autónoma que parte de su vida la dedica a la política, que intenta aportar las vivencias a pie de calle, ya sean positivas como negativas, a la política tinerfeña. Por lo tanto, haría exactamente lo mismo que hoy en día, pero el tiempo que le dedico al Partido Popular y a mi cargo como consejera lo ocuparía en poder colaborar como arquitecta con alguna ONG para aportar mis conocimientos, ayudando en alguna fundación, dedicándole más tiempo al deporte femenino o retomando una de mis pasiones, que es pintar. Sin olvidarme, claro, del tiempo a mi familia, que siempre me han apoyado y sé que me han echado de menos en muchos momentos, aunque no me lo digan.

- En una sesión de autocrítica, ¿qué reconocería usted que podría hacer mejor?
- ¡La lista es interminable! Todas las noches, al hacer mi balance del día, repaso y reflexiono acerca de los errores, que son muchos, porque al fin y al cabo somos humanos y nos equivocamos. No diré “mi defecto es que confío demasiado en las personas”, “no sé mentir” o “soy demasiado generosa”, porque obviamente me estaría echando flores. Pero, poniéndome frente al espejo, aunque tenga mi carrera universitaria y trate de estar actualizada, creo que tengo que estudiar más algunos temas que, por no aparecer en el día a día del debate político, parecen de menor importancia, pero no lo son. Leer siempre un poco más es un deber para alguien que está en la política y es lo que como representantes esperan de nosotros los ciudadanos, que no toquemos de oído, sino que conozcamos la partitura, que sepamos de qué hablamos.

- ¿Cuáles son las mayores satisfacciones que recibe de su quehacer diario?
- Cuando consigo resolver algún problema, desbloquear alguna situación, ya sea a través de una moción, una propuesta, trabajando en en equipo con un compañero de algún municipio o simplemente, alguien que necesitaba tu ayuda y consigues que se solucione. Muchas de estas situaciones no salen en la foto, en la prensa o tan siquiera no se las cuentas a nadie, pero cuando llegas a casa, a la oficina y estás en esos momentos que todos tenemos en soledad, te puedo asegurar que en alguna ocasión, al recordarlo me he emocionado y haciéndome sentir que merece la pena estar en política. Algunos me dicen que soy pasional y que eso no es bueno, que debo cambiar y “poner el freno de mano” más a menudo, pero yo les respondo que sin pasión, trabajo, constancia y humildad no salen las cosas, siempre en su justa medida como todo. Lo que les puedo asegurar que yo sin esa receta base no soy capaz de cocinar ni un huevo frito, porque perdería mi identidad.

- ¿Qué es lo que usted eliminaría sin dudarlo de la política?
- En política hay muchísimas personas maravillosas, cargos públicos, afiliados, gente anónima, en cada municipio o rincón de nuestra isla trabajando sin pedir nada cambio con ilusión y con ganas. Pero, como todos sabemos, hay una parte negativa de la política como también en las empresas, y en algunos momentos anteponen los codazos por un cargo orgánico o un puesto en una lista electoral a centrase en trabajar para lo que realmente nos han votado los ciudadanos, que es buscar soluciones para mejorar su calidad de vida, su ciudad, su barrio o su isla. Confieso que estos son los momentos, que son pocos, en los que he pensado en tirar la toalla, pero cuando pones en la balanza lo positivo y lo negativo creo que lo primero pesa mucho más, como para seguir trabajando día a día coña misma ilusión, en positivo. La verdad es que tengo la suerte de trabajar con muchas personas del partido con los mismos principios que yo.

- ¿Qué es lo más ingrato?

- Siendo muy sincera, lo más ingrato es que en ocasiones no se sepa separar mi faceta profesional de la política, y eso es algo que me ha generado situaciones no favorables en vida laboral. Por otro lado, me entristece que en algunos momentos los partidos políticos antepongan sus intereses partidistas a la consecución de acuerdos globales.

- ¿Se es político 24 horas al día?
- Depende de lo que te refieras con ser político, si es tener vocación de servicio y trabajar para poder aportar tu granito de arena las 24 horas del día la respuesta es afirmativa. Eso sí, es muy fácil cuando eres la misma persona antes y después de ostentar un cargo público.

- ¿Cómo conjuga su vida profesional como arquitecta con su función en el Cabildo de Tenerife?
- Al ser autónoma, puedo adaptar mi vida profesional con mi faceta política, si bien no dejo de reconocer que en muchos momentos antepongo mi vocación de servicio a mi vida profesional o personal y esto me ha pasado factura. Pero no me arrepiento.

- ¿Por qué cree usted que debería entrar el PP a gobernar en la máxima institución insular?
- Cuando analizo esta legislatura en la que podido participar activamente, siempre la comparo con la Tercera Ley de Newton, de acción y reacción. Y le voy a poner ejemplos concretos que se pueden comprobar en la hemeroteca: hemos solicitado estudios de movilidad, liderado muchas propuestas en el área de Patrimonio, reclamado por activa y por pasiva soluciones para las interminables colas en nuestras en carreteras, la parálisis del circuito de motor, el mundial de baloncesto femenino, el apoyo al deporte inclusivo, las mejoras en bonos de transporte, acciones en cultura, para nuestros mayores, jóvenes, etc. Por estos y muchos temas más, creo que es la hora de que el Partido Popular pase a la acción, pero desde el gobierno y gestionemos de manera eficaz el Cabildo Insular de Tenerife como hemos demostrado en otras instituciones.

- Háblenos de su faceta artística…
- La verdad que esa faceta es algo que conoce muy poca gente de mi trayectoria. Mi primera exposición, “En positivo”, fue de elaboración propia y una de mis obras fue seleccionada en 2014 dentro del Festival Miradas de Mujeres, como así también en la muestra “nosotrAs artistAs”, en Gijón, una iniciativa que daba reconocimiento al trabajo de las mujeres artistas y que se desarrolla de manera simultánea en toda España. También participé en algunas exposiciones colectivas, y como ponente en el concierto diálogo “Tributo a la obra y vida de la pintora Frida Kahlo, icono del arte del icono del arte del siglo XX”. Todo esto no sin aclarar que me considero una amateur apenas, por lo que me encantaría retomar esta faceta. Ahora pienso en esos que dicen que los del Partido Popular no apostamos por la cultura y el arte… Lo cierto es que se trata de un sello que nos han apuesto y no es cierto, pero al final, como en todo en la vida el tiempo da y quita razones.