Las rupturas matrimoniales han bajado un 34 % desde el inicio de la crisis

Las demandas de disolución matrimonial -nulidades matrimoniales y separaciones o divorcios, tanto de mutuo acuerdo como no consensuadas- bajaron un 34 % en los juzgados canarios entre 2007, año previo al inicio de la crisis económica mundial y el 2019, según datos del CGPJ.

Conforme a los datos que maneja el órgano de gobierno de los jueces y que ha hecho públicos este miércoles, Canarias fue en 2019 la tercera comunidad autónoma, tras la Valenciana y Baleares, donde se produjo el mayor número de demandas de disolución por cada 1.000 habitantes, con 25,7, si bien registró un 2,7 % menos que en 2018.

Los órganos judiciales civiles de las islas computaron en 2007 un total de 7.428 demandas de disoluciones matrimoniales y en 2019 registraron 5.536, un 34 % menos, según los datos oficiales.

A lo largo del año pasado, la oficina judicial insular computó 5.536 demandas de ruptura matrimonial, un 2,7 % menos que en 2018, cuando se tramitaron en Canarias 5.691 procesos de disolución de parejas casadas.

#SOCIEDAD I #Canarias volvió a ser la segunda comunidad en #rupturas matrimoniales durante 2018. Conoce nuestras diferencias en comparación con otras comunidades autónomas. https://t.co/BL4TUtPYrf #matrimonios #divorcio pic.twitter.com/EkvEDJrEON

La vía más habitual en las islas para romper los vínculos es el divorcio consensuado.

El año pasado, en el archipiélago se computaron 73 separaciones no consensuadas (un 2,7 % menos que en 2018), 116 separaciones consensuadas (23,4 % más que el año anterior), 2.412 divorcios no consensuados (-3.6 %), 2.929 divorcios consensuados (-2,9 %) y 6 nulidades (+6 %).

Por provincias, Las Palmas computó el año pasado 2.774 procesos de ruptura y Santa Cruz de Tenerife, 2.762.

En el conjunto del Estado, las demandas de disolución matrimonial presentadas durante 2019 sumaron 109.567, que representa un descenso del 1,9 % respecto a las presentadas en 2018.

A lo largo del año pasado, la oficina judicial insular computó 5.536 demandas de ruptura matrimonial, un 2,7 % menos que en 2018, cuando se tramitaron en Canarias 5.691 procesos de disolución de parejas casadas

Esta tendencia a la baja se viene repitiendo de manera ininterrumpida desde 2015, según los datos recogidos por el Servicio de Estadística del Consejo General del Poder Judicial.

El mayor número de demandas de disolución por cada 1.000 habitantes (dato que se obtiene al poner en relación el número de demandas de disolución matrimonial del total del año con la población a 1 de enero de 2019) se ha dado en la Comunidad Valenciana, con una tasa de 26,7.

Le siguen las Islas Baleares, con 26,5; Canarias, 25,7; Andalucía, 24,3; Cataluña, 24; Asturias, 23,7 y Murcia, 23,6. Todos estos territorios superan la media nacional, que es de 23,3 demandas de disolución por cada 1.000 habitantes.

Por el contrario, las cuotas más bajas se han dado en Castilla y León, con 18,4; País Vasco, 19,7 y Extremadura, 20,8.