"Las nuevas tecnologías nos han simplificado mucho el trabajo a las auditorías"

El 6 de abril se celebró el DÍA DEL AUDITOR DE CANARIAS. Una jornada especial y reivindicativa para el sector de la auditoría, para reconocer la importancia de su labor en el funcionamiento empresarial y de la sociedad en el día a día.

Para conocer alguna de las claves del presente y del futuro, hablamos con el nuevo presidente de la Agrupación 14 de Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España (ICJCE), José Manuel Rodríguez, que afronta cuatro años de responsabilidad, trabajo y nuevos retos, junto a su equipo directivo formado por Rubén José Rodríguez Hernández como vicepresidente 1º; Celia Labory González como vicepresidenta 2ª; Alicia Teresa Afonso Padrón como secretaria; Luis Francisco Escobar Oliva como contador; Julián Enrique González Rodríguez como vocal 1º y José Francisco Abreu González como vocal 2º.

Image

José Manuel Rodríguez | CEDIDA

¿Cómo afronta su nuevo cargo responsabilidad?
El cargo lo afronto con mucha ilusión y entusiasmo, somos un equipo con muchas ganas de trabajar por nuestra profesión y desde el primer momento compartimos las mismas inquietudes.

¿Será una presidencia de continuidad o va a incluir alguna novedad?
Lógicamente este comité directivo continuara con las labores encomendadas de nuestra sede central del Instituto de Censores Jurados y Cuentas de España. Siempre debemos entender nuestra agrupación como parte dependiente de la institución. Al margen de lo comentado, queremos continuar con las colaboraciones con los colegios profesionales y otras entidades y, sobre todo ahora en esta legislatura, queremos irradiar a todos nuestros miembros, tanto profesionales individuales, como firmas de auditorías, un aire de unidad, colaboración, compromiso y ayuda a todo el colectivo. Así como dar el mayor soporte técnico y formativo a todos los miembros tanto como nos sea posible.

¿Cómo ve la situación actual del sector de la auditoría en general y en Canarias en particular?
La situación actual de sector de la auditoría en general y en Canarias en particular es muy importante para la economía de cualquier territorio. Nuestra profesión va dirigida a auditar al tejido empresarial con la normativa que le es de aplicación. Esta normativa está sometida a continuos cambios que deben ser revisados y comprobados por nosotros y que sobre todo que se esté aplicando correctamente, esa es la labor encomiable del auditor.
Creo que ante estos cambios continuos de la normativa aplicable a las empresas, la aplicación de las Normas Internacionales de Auditoría y Normas Internacionales de Información Financiera hacen imprescindible la actuación del auditor. 
Sobre todo ahora en esta legislatura, queremos irradiar a todos nuestros miembros, tanto profesionales individuales, como firmas de auditorías, un aire de unidad, colaboración, compromiso y ayuda a todo el colectivo

Desde nuestra profesión también debemos ser capaces de divulgar el conocimiento, la calidad en la realización de los trabajos y la utilización de procedimientos adecuados en los mismos.
La auditoría está cada vez más especializada y aporta un gran valor añadido a las empresas, estando por lo tanto, bajo mi punto de vista en una buena situación. Entre todos debemos crear conciencia de ello al tejido empresarial, y sobre todo de la importante labor que desarrollamos tanto para las empresas como para la economía y sociedad en general.

¿Qué ha cambiado en el ejercicio profesional con el paso del tiempo y las nuevas tecnologías?
La auditoría continuamente va cambiando en aplicación de las modificaciones de las normativas sufridas a lo largo del tiempo. Desde hace unos años, y en este preciso momento, estamos de lleno en la aplicación de las normas internacionales de la auditoria con los cambios que conlleva para nuestras firmas. Los despachos se han tenido que adaptar a las nuevas exigencias y, en algunos casos, con muchas complicaciones. En cuanto a las nuevas tecnologías, la verdad es que nos han simplificado mucho el trabajo, tenemos programas de auditorías muy buenos, los sistemas nos ayudan a avanzar y, además, los procesos de digitalización del documento, tanto de empresas auditadas como auditoras, hacen que el trabajo de campo sea más rápido para poder dirigir más esfuerzos a otros tipos de procedimientos más laboriosos, en aplicación de tales normas internacionales de auditorías.

La situación actual de sector de la auditoría en general y en Canarias en particular es muy importante para la economía de cualquier territorio

¿Cuáles son los retos principales que tiene por delante en su nueva labor?
Nuestros principales retos los tenemos muy claros: crear unidad y acercamiento en la profesión, tanto a nivel de despachos como de corporaciones, asociaciones, instituciones y colegios profesionales. Queremos crear vínculos entre los despachos y compañeros con la intención de ayudar a quien lo necesite en todo momento. Se va a colaborar con los diferentes colegios profesionales de la provincia e, incluso, de la región en materia de formación creando calendarios de formación compatible, cursos y charlas de interés -entre otros aspectos- con la intención de hacer una formación atractiva y útil para todos. También establecer convenios con universidades y entidades financieras para tener mejoras dirigidas a nuestro colectivo. Apoyar a las firmas de auditorías pequeñas y medianas, así como los auditores individuales, que son los que más carencias tienen en cuanto a medios humanos y materiales, lógicamente sin olvidarnos de las grandes firmas de auditorías, cuya aportación es muy importante para el colectivo. También intervenir antes los organismos públicos para llegar a soluciones factibles. Ofrecer cursos de formación novedosos y de máximo interés atendiendo a los requerimientos de la profesión. Todo esto se lleva a cabo con ilusión, con ganas y con un equipo muy activo y con las cosas muy claras, que es trabajar por la profesión.

Conociendo a la Agrupación 14 de Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España 

La Agrupación representa a los miembros de la Corporación que ejercen la profesión de la auditoría de cuentas en las islas de Santa Cruz de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro.

Constituida en 1977, ha experimentado un notable crecimiento tanto en el número de miembros como de sociedades y firmas de auditoría, al mismo tiempo que aumentaban también las actividades organizadas por la Agrupación.

Los orígenes del Instituto de Censores Jurados de Cuentas se remontan al 15 de diciembre de 1942, fecha en la cual se estableció por decreto de facultad de su creación siendo en el año 1943, cuando se inicia su actividad, integrándose en él los miembros de los Colegios de Contadores Jurados existentes en aquel momento.