Las muertes por COVID-19 ascienden a 537 en Ecuador y ya suma un total de 10.850 contagios

Ecuador reporta 537 fallecimientos por coronavirus, tras registrarse 17 muertes en las últimas 24 horas, mientras la cifra de contagiados llegó a 10.850, según reveló este miércoles la ministra de Gobierno, María Paula Romo.

 

El Ministerio de Salud Pública tiene, además, en sus registros 952 fallecidos probables por COVID-19.
El mayor número de muertes confirmadas por el virus, han ocurrido en la provincia costera del Guayas (242), que es también la más castigada por el coronavirus, con 7.391 de los cerca de 11.000 contagiados con la enfermedad. 
La provincia de El Oro reporta 57 fallecidos, seguida por la de Pichincha (cuya capital es Quito), con 52; Manabí con 44 y Chimborazo, con 26. El resto de decesos se registran en otras 17 provincias. 
En Guayas, la mayor parte de contagiados están en Guayaquil (5.502), una de las ciudades más afectadas por COVID-19 per capita en el mundo. De acuerdo con las cifras oficiales, después de Guayas, las provincias con mayor contagio son Pichincha (926), Los Ríos (390), Manabí (316), El Oro (289), Azuay (273) y el resto se distribuyen en otras provincias. 
Todas las circunscripciones, con excepción de la amazónica de Napo, tienen más de diez positivos de coronavirus. De los cerca de 11.000 contagiados, 8.591 permanecen estables en aislamiento domiciliario, y 460 están hospitalizados, de los cuales 141 tienen pronóstico reservado. 
Hasta el momento se han tomado 34.840 muestras para COVID-19 y se han descartado 10.757 casos, mientras que 1.262 han recibido el alta hospitalaria.
La mayor parte de contagiados (6.516) está en el grupo de 20 a 49 años, seguido por el de 50 a 64 años (2.671) y más de 65 años (1.355).
En el grupo entre 15 y 19 años hay 127 positivos, y en el segmento desde bebés hasta los nueve años, un total de 181 casos, de acuerdo con el reporte del Ministerio de Salud Pública, que da cuenta de que el 55 % de los contagiados son varones. 
Ecuador se encuentra en estado de excepción desde el 16 de marzo, con medidas que limitan el tráfico de vehículos, la actividad comercial y laboral, y en algunos lugares, como Quito, con suspensión del uso del espacio público.