Las medidas en busca del juego responsable cumplen su cometido

Tubigú

Cuando un sector económico aumenta ostensiblemente su modelo de negocio es necesario acompasarlo de un marco legal claro y seguro que proteja a todos los agentes involucrados en el mismo.

Para que una actividad empresarial funcione, siempre es conveniente remar en la misma dirección por parte de oferentes, consumidores y los organismos de control. Esta tesitura es en laque se encuentra el sector del juego en España.

Tras las llegadas de las nuevas tecnologías se abría una ventana de expansión de esta actividad, que las plataformas no dejaron desaprovechar. Una de las frases más céleres del cine: “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”, puede asemejarse y trasladarse a las mil maravillas a este tipo de ocio. Por ello, se están tomando medidas en la búsqueda del deseado juego responsable que salvaguarde los derechos de todos los consumidores, y eliminen por completo las malas prácticas que puedan surgir con el desarrollo propio de la actividad. Medidas encaminadas en esta orientación de manera nítidas son las que ha tomado StarVegas, con buenos resultados y alcanzando el objetivo marcado.

Una de las últimas, implantada de forma generalizada es la implantación de los límites de depósito de los casinos en línea. En este sentido un reciente estudio encargado por GambleAware ha incidido en las actitudes del ser humano a la hora de fijar unas medidas en torno al intervalo de gasto en el que puedan incurrir en estas plataformas, a modo de tener un control exhaustivo sobre sus actuaciones en esta actividad de ocio.
El estudio de campo se basó en las opiniones de 1731 clientes asiduos a los juegos de azar interactivos, dándoles tres opciones para establecer los límites que consideraran más acordes a su forma de afrontar esta actividad.

A 604 clientes se le permitía poner un tope en 5 y 100 mil libras, a 571 personas se les estableció un límite de 250 libras, y por último a 556 clientes no se les puso ningún tope de gasto. Curiosamente, los resultados no dejaron lugar a la duda, gastando mucho menos de media, las personas que no tenían límites en el desarrollo de su partida.

Con este estudio se irradia que la responsabilidad individual debe primar sobre cualquier otro aspecto, tanto en este campo como en cualquier otro. A esas correctas decisiones de seres racionales se deben unir medidas por parte de los organismos responsables para que la seguridad y el buen hacer de la actividad en cuestión sea máxima.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...