Las colecciones públicas en Canarias. Historia y evolución (II)

La dimensión intercultural e intermedia del arte contemporáneo, las coordenadas de género, las relaciones entre territorio, diseño, arquitectura, sostenibilidad, redes globales, tecnologías de la comunicación y las encrucijadas de los soportes multimedia y, el entorno digital constituyen nuevas formas de narrar la producción artística y que se han ido incorporando a los fondos de la colección del CAAM en los últimos veinte años.

Destacamos la “Colección APM”, integrada por obras claves de los movimientos culturales de Canarias. Instalaciones, esculturas, obras sobre soporte fotográfico e infográfico, obra gráfica, arte postal, además de proyectos expositivos y documentos de archivos hemerográficos y catálogos, incorporándose la producción artística en España de  artistas vinculados a los núcleos madrileño, valenciano y sevillano como Miquel Navarro, Broto, Guillermo Pérez Villalta e históricos del arte conceptual español como Esther Ferrer o Nacho Criado y la presencia de autores centroeuropeos ligados a los grupos de Colonia y Berlin, destacamos así a Walter Dahn y Schmalix, o Scholte y Andreas Schulze. 
Igualmente el  CAAM, adquirió la Colección “Memoria de papel” procedente de la Galería de arte Leyendecker en Santa Cruz de Tenerife. Dicha colección esta compuesta por 48 obras originales sobre papel y lienzos de autores centroeuropeos claves pertenecientes a los años ochenta y noventa. De esta Colección, destacan artistas como Dokoupil, Kever, Baechler, Roberto Cabot, George Condo, Kippenberger, Longobardi, Mosbacher o Penck, entre otros de la colección CAAM. A estas piezas se suman las compras y encargos realizados a artistas jóvenes ya consolidados como Miguel Ángel Pascual, Pipo Hernández Rivero, José Luzardo, Pedro Déniz, Orlando Ruano, José Ruiz, Julio Blancas o Santiago Palenzuela. Alexis W. o Laura González, conforman la colección de esta institución.
En definitiva, a lo largo de la evolución del CAAM, no hay lectura de estricto carácter generacional, ni de tendencias ya que se persigue la búsqueda de nuevos lenguajes, acorde con la hibridación de materiales y técnicas, formas de expresión artística, características de la creación contemporánea actual. De este modo, la dinámica del fomento de las artes y de la generación de ideas, la acción cultural y el trabajo de producción expositivo y editorial contiene una nueva concepción de los nuevos visitantes, sus demandas de interactividad y participación que suponen a su vez un reto para los museos del siglo XXI. Las premisas programáticas sobre las que se fue dotando de contenido a este compleja colección museológica, ha constituido muchas décadas de actividad museográfica, eficaz, mensurable y controvertible gestión. No obstante, se debe considerar los resultados elaborados por un tejido sucesivo de personas y aportaciones que han marcado líneas de trabajo dirigidas a la producción artística y a su difusión a partir del análisis de pensamiento crítico, generador de la tricontinentalidad.