Las colecciones públicas en Canarias. Historia y evolución (I)

La colección de arte del Centro Atlántico de Arte Moderno – CAAM comienza con la puesta en marcha de un plan de museos por parte del Cabildo de Gran Canaria que se traduce con la apertura de la Casa de Colón, espacio en el que se van a localizar los primeros depósitos y fondos públicos y en donde se van a desarrollar las primeras muestras expositivas patrocinadas desde la institución insular.
El ideario universal que se pretendía para conformar la colección del CAAM, condujo al concepto de tricontinentalidad, como una referencia de la identidad en Canarias y de la apuesta de integrar un circuito artístico, entonces de la periferia, al criterio que prevalecía en el mercado del arte: las propuestas que emitían los centros de arte europeos o norteamericanos. De esta forma, la institución, logró abrir circuitos artísticos alternativos posibilitando la incorporación de otros agentes que generaran así otra mirada crítica inserta en el concierto global del arte. 
Posteriormente en la década de los setenta, el Cabildo amplia sus adquisiciones entre las que merece destacarse el “Fondo Martín Vera” que habría de convertirse en uno de los pilares básicos de la colección. Junto a estas adquisiciones, destacamos la incorporación de obras procedentes de exposiciones temporales que contribuyen a dotar a esta colección de fondos únicos en la producción canaria reciente. Por ello, debemos resaltar que la colección del CAAM se articula por tanto a partir del depósito de una parte significativa de estos fondos de arte del siglo XX, que posee el Cabildo de Gran Canaria cuando se inaugura el Museo en 1989. 
Por otro lado, cabe destacar las piezas de artistas canarios correspondientes a los años treinta y cuarenta vinculados a la “Escuela de Artes Decorativas de Luján Pérez”. Otros artistas como Jorge Oramas, Plácido Fleitas, Edurdo Gregorio, Felo Monzón y Santiago Santana conforman esta entrega junto a obras de otros creadores de los años ochenta y noventa, procedentes de exposiciones realizadas en la Casa Colón y en la Sala San Antonio Abad de Las Palmas de Gran Canaria.
Unas de las premisas iniciales del CAAM fue articular su propia colección en torno al grupo “El Paso”. Estas adquisiciones constaban de piezas pertenecientes a Manuel Millares y de Martín Chirino, así como de otros representantes del informalismo como Saura, Genovés, Canogar, Viola o Serrano, artistas que aportaron a la colección un punto de partida sobre el que articularse. En este contexto también se incluye la obra de Cesar Manrique.
En los años noventa, las exposiciones desarrolladas en el Museo, apoyadas en la tesis fundacional de la tricontinentalidad, abrieron los fondos de la institución al arte creado en África y Latinoamérica, con la disposición de mostrar desde Canarias los movimientos y personalidades más significativas que emergían desde esas latitudes. De esa década y ya entrados en el nuevo milenio son las adquisiciones de obras de los artistas africanos; Willie Bester, Dakpogan, Sokari Douglas Camp y Billi Bidjoka, Win Botha, Ghada Amer, entre otros y de los latinoamericanos; Kcho, Marcos Lora Read, Manolo Ocampo, Miguel Rio Branco, Santiago Rodríguez Olazábal, Severo Sarduy, Jesús Soto, José Ángel Toirac, entre otros a destacar. Al mismo tiempo se inicia una dinámica de adquisiciones de periodos y autores del arte español de los últimos años. Así, obras de Carlos Alcolea, José Manuel Broto, Miguel Ángel Campano, Alberto García Alix, Ferrán García Sevilla, Luis Gordillo, Pello Iraza, Francisco Leiro, Pablo Palazuelo, Guillermo Pérez Villalta, Manolo Quejido, Adolfo Schlosser, José María Sicilia, Cristina Iglesias y Juan Muñoz, entre otros van configurando el relato de la Colección del CAAM.