La vuelta a los gimnasios de Tenerife: "Hay miedo a volver atrás"

Tubigú

Con la entrada en nivel de alerta 2, los gimnasios de Tenerife vieron cono la reapertura de sus establecimientos era una de las medidas que se abrían con la nueva situación de medidas menos restrictivas.

Casualmente, justo la semana anterior a esta decisión, más de 500 personas del sector del gimnasio y el fitness se habían manifestado ante presidencia del Gobierno, exigiendo cambiar la situación más allá del cambio de nivel de alerta, por sentir un desagravio comparativo con otros sectores.

Pasada la primera semana de esta apertura, hemos querido tomar el pulso a través de dos gimnasios de Tenerife, para conocer de primera mano cómo ha sido esta semana en sus instalaciones y cómo han reaccionado sus clientes.

Reapertura de los gimnasios de Tenerife

“Ha sido una semana bastante intensa, pero muy positiva. Una vuelta deseada. La gente estaba ansiando volver”, nos confiesa Susana Santana, directora técnica de Altafit Gym Club.

En este sentido, comparte que los clientes del gimnasio “están muy agradecidos y piden que no nos vuelvan a romper las rutinas, porque al final nos vuelven locos”. Y es que, una vez más, se han tenido readaptar a las nuevas medidas para tratar de ofrecer un espacio seguro.

“La gente entra con su dispositivo, con lo cual tenemos controlado el aforo”, explica. “Mascarillas, gel hidroalcohólico, limpia de máquinas, uso de toallas… Limitación en clases colectivas con mascarillas en todas las instalaciones y número máximo por clase”, añade Santana, que agradece que su clientela “lo ha ido entendiendo y no lo han rechazado”.

Sí reconoce el enfado generalizado que hay en el sector, porque consideran que “se ha tratado al deporte con un punto de mira, cuando realmente no ha alterado los casos”, señala tras ser parte de la protesta frente a Presidencia. “Manifestamos nuestra negativa a que un sector tan controlado se cierre y después no se cumplieran esas medidas en otros sitios, como en los centros comerciales, pero en general, en las calles.

A pesar de la reapertura por la entrada en nivel 2, Susana Santana confiesa el miedo de dar el paso atrás de nuevo. "La gente incluso lo espera. Tristemente es así, pero la gente ya espera nuevas restricciones, nuevos toques de quedas…”.

Semana "bastante dura"

Otro gimnasio de Tenerife que ha podido reabrir sus puertas es el gimnasio para mujeres Sbelta Gym, de menor tamaño, pero que también mezcla las sensaciones de la situación actual, como nos cuenta la responsable del centro deportivo, Carmen García.

Para ella, la primera semana ha sido “bastante dura. Es como empezar de cero y motivar a la gente y volver a incorporarse a la actividad deportiva”.

Al igual que su compañera de Altafit Gym, reconoce que el miedo “es que volvamos para atrás otra vez, porque la decisión fue tan de hoy para mañana, cambiando la legislación y las normas...

García espeta que tienen “un aforo bastante limitado”, con dos metros y medio de distancia, desinfección de suelas de zapatos, de manos, de material individual de cada clienta “que se tiene que desinfectar de cada sesión”. Además, la monitora tiene que limpiar todo el mobiliario tocado por las clientas, “lo mismo que los aseos, con todo lo que conlleva: tiempo, trabajo y esfuerzo”, se resigna.

Los cambios en el trabajo

Respecto a la forma de trabajo tras la reapertura, Carmen García indica que ha cambiado completamente. “Teníamos un circuito y la gente podía venir cuando quisiera. Ahora las clases son por hora. Hay un protocolo de calentamiento, lo que dura la clase, estiramientos y luego 15 minutos para desinfectar el material. Salir de las instalaciones y luego a los 5 minutos puede entrar el siguiente grupo”, desarrolla.

En referencia a la manifestación, desde su punto de vista, asevera que “se hizo un buen trabajo en la unión de todos los gimnasios”, aunque cree que si se mantuvieran los datos de la semana pasada seguirían cerrados. “Creo que el peso por pena que tiene el sector del fitness no es el mismo que el que tiene la restauración en Canarias, que se nutre del turismo”, espeta. “No lo entendí, porque nosotros tenemos distancias, se mantiene la mascarilla…”, finaliza.

Sin duda, son situación que se repetirán en todos los gimnasios de Tenerife, donde se tienen que adaptar uno por uno a la nueva realidad que vive el planeta, y en este caso, Tenerife y sus medidas. ¿Volveremos a dar un paso atrás, poniendo en jaque de nuevo a este sector de la salud?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...