Asimismo, especifican que aumentan sobre todo en los que cuentan con una protección de solo el 47 % frente un segundo contagio, respecto al 80 % de los individuos más jóvenes.

En la primera investigación a gran escala sobre este asunto, expertos del Instituto Statens Serum (Dinamarca) hallaron que la mayoría de los individuos que ya han contraído coronavirus están protegidos frente a una nueva infección durante al menos seis meses.

El análisis valoró las tasas de reinfección detectadas en Dinamarca en 2020 y se centró únicamente en la cepa original del virus, y no en las nuevas variantes surgidas posteriormente. 

Esa evaluación confirmó que una pequeña proporción de personas (un 0.65%) dio positivo en los test PCR dos veces.

 

Infección previa

Haber padecido una infección previa por el virus proporcionó alrededor del 80% de protección frente a una reinfección a los menores de 65 años, mientras que a las personas de esa edad y mayores solo les confirió un 47% de protección.

No detectaron evidencias que apunten a que la protección contra la reinfección declinara en un periodo de seguimiento de seis meses.

Los hallazgos subrayan la importancia de adoptar medidas para proteger a los mayores, como reforzar las normas de distanciamiento social y dar prioridad a los ancianos en la administración de vacunas.

El análisis también sugiere que incluso los ciudadanos que han tenido el virus deberían vacunarse.