La que nunca quise escribir...

Tubigú

Puede que sea ésta, La Chincheta que nunca quise escribir, y no hay mas motivo ni razón, que es que me voy a ir. Todo cambiará y todo seguirá igual, pero el niño que se esconde dentro de mí ha decidido llevarse La Chincheta a jugar a su patio. Me la prestó hace tres años, y ya me la había prestado otra vez entre 2012 y 2015, y quiere volver a tener su juguete para él.

Han sido dos magníficas etapas, 6 años, donde he podido escribir todas las cosas que soñé, en noches sin dormir. Realmente no me voy del todo. Ha dicho que me la presta los domingos, para poder seguir estando con ustedes en “La Chincheta del Domingo”. Así sigo haciendo ruindades con la punta de mi Chincheta. Para contar historias de la Vida y de Las Personas.
¿Que, por qué me voy ahora y dejo de jugar todos los días con ella? Porque tocar irse a otro sitio, a ayudar a otras personas, en realidad a ayudar a muchos canarios a que tengan mejores hogares. La Chincheta lo entiende. Y yo también lo he comprendido. Ahora toca arrimar el hombro. Mis servicios se requieren en otro lugar y a pesar de que no estaba previsto, ni pensado, me voy donde creo que debo estar.

Es el destino, que nos lleva y nos guía, nos separa y nos une a través de la vida. Mi querida Chincheta sabrá esperarme, y se conformará con que la saque a pasear solo los domingos. Cómo seguir escribiendo, sino encuentro las palabras exactas. Lo voy a echar de menos, pero es lo que toca Negrín. Te lo prometiste a ti mismo anoche, tarde, conjurado casi al amanecer.

Como decirles que me han ganado poquito a poco. Como decirles que, cada mañana de madrugada aún, no sentiré el placer inmenso compartir mi Chincheta y sus ruindades. Como explicar que el regusto de mi sonrisa ladeada ya no será el mismo, y que más de uno/a se va a alegrar de que no escriba. Pero es lo que toca Santi. Te entrenaron para estas cosas, en años de ir saltando de pista a pista sin red. Toca saltar una vez más.

Gracias “Chincheteros”, por todo lo que me han dado. Gracias por leerme y aguantar mis cosas. Gracias por tantos mensajes e incluso haber participado en la elección de los temas. Y es verdad, me voy del día a día, pero volveré. Tranquila Chinche, no caminarás sola. No nos decimos adiós, solo hasta el domingo que viene. Los quiero mucho...

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...