La Policía argentina escolta a un buque infractor chino para que lo atienda la Justicia

La Prefectura Naval Argentina informó este miércoles de la persecución a un buque "infractor" chino que pescaba en la Zona Económica Exclusiva del país (ZEEA), que se saldó con un acuerdo para escoltarlo a tierra, donde pasará "a disposición de las autoridades competentes".

Fue, concretamente, un buque guardacostas el que detectó el pasado 28 de abril al pesquero chino "en plena actividad, con sus luces de faena encendidas, artes de pesca desplegadas y en funcionamiento", que tras recibir varios llamados por parte de las fuerzas argentinas apagó sus luces y huyó hacia aguas internacionales. 
Prefectura inició la persecución "en medio de un temporal muy fuerte de viento y olas", y, tras varias horas, se dio por finalizada "con el fin de resguardar la vida de las tripulaciones de ambas embarcaciones". 
Las autoridades argentinas se pusieron en contacto con la empresa armadora del buque y llegaron a un acuerdo con este para que Prefectura lo escolte a la ciudad de Puerto Madryn, en la provincia patagónica de Chubut, donde quedará a disposición de la Justicia "por presunta infracción al Régimen Federal de Pesca" y resistencia a la autoridad. 
Por su parte, la organización ambientalista Greenpeace alertó semanas atrás de "la entrada ilegal de casi 100 buques pesqueros del este asiático" en la ZEEA, que "venían tras la pesca del calamar". 
Greenpeace reclamó a los países de las Naciones Unidas (ONU) a retomar las negociaciones por el Tratado Global de los Océanos, postergadas por la emergencia sanitaria que enfrenta el mundo ante la pandemia del COVID-19.

"Mientras la crisis sanitaria nos obliga a encerrarnos en nuestras casas para protegernos del COVID-19, las potencias pesqueras se muestran impunes ante la cuarentena. A pesar de que las calles se vacían y la actividad humana se redujo lo suficiente como para que disminuyera la polución del aire, el efecto contrario está sucediendo en el mar argentino", tal y como señaló Luisina Vueso, coordinadora de la campaña de océanos de Greenpeace Argentina. 
El país denunció que "cientos de buques" llegan hasta las aguas de Argentina "para saquear y vulnerar el Atlántico sur", y vaticinó que "la solución no llegará aumentando la supervisión de las aguas argentinas si las vastas extensiones de alta mar no están protegidas".