La Plaza El Chicharro, del bullicio carnavalero al silencio (casi) absoluto

Hace pocas fechas, esta localización de la capital de Tenerife era punto neurálgico del Carnaval chicharrero, sobre todo en el Carnaval de día. Hoy, la plaza y sus calles circundantes dejan sentir su soledad. Apenas se escuchan voces con su eco o el caminar de una madre con su hijo y algún transeúnte que rompen con una estampa de frialdad por el aislamiento ante el coronavirus.

Pronto, el chicharro y sus alrededores recuperarán la vida y volverán a ser el corazón de Santa Cruz, donde ver pasar a los vecinos y visitantes en una de las zonas más icónicas de la historia del municipio.