Playa Arenas Blancas, en El Hierro | UNIVERSIDAD DE LA LAGUNA

La playa Arenas Blancas en El Hierro, un "punto negro" de microplásticos

Tubigú

Los primeros muestreos realizados entre octubre de 2019 y mayo de 2020 en la playa de Arenas Blancas han constatado la llegada constante de un elevado número de residuos microplásticos, hasta tal punto de que puede ser considerado como un nuevo "punto negro" de llegada a las islas. Así lo ha comprobado el equipo de investigación del proyecto Interreg-MAC IMPLAMAC (Evaluación del impacto de microplásticos y contaminantes emergentes en las costas de la Macaronesia) de la Universidad de La Laguna (ULL), que lleva desde 2019 monitorizando la llega de microplásticos a las costas de la Macaronesia, ha informado la ULL en un comunicado.

Según los resultados de la investigación, recogida por la revista Marine Pollution Bulletin, la concentración media de microplásticos encontrada fue de unas 559 partículas/m 2 , lo que supone una media de casi 15 g/m 2 , si bien en algún día concreto se llegaron a alcanzar concentraciones de hasta 922 partículas/m 2 , dato preocupante, indica la ULL, dado que cuanto más fragmentados y dispersos se encuentran los plásticos en el medio ambiente, mayores pueden ser los efectos negativos que estos produzcan en el mismo.

La mayor parte de los micro y meso plásticos encontrados fueron fragmentos (trozos de plásticos con bordes irregulares resultantes de la fragmentación de plásticos de mayor tamaño) y pellets o granzas (microplásticos primarios utilizados como materia prima por la industria plástica). En este último caso, el 50 % de los micro plásticos encontrados eran pellets, el mayor porcentaje de estos hallado hasta la fecha en los estudios realizados en Canarias, informa la ULL.

Si bien en el medio marino abundan sobre todo los fragmentos de color blanco, como los encontrados en Arenas Blancas, estas grandes cantidades de pellets, que no se encuentran siempre, ni siquiera en alta mar, sugieren que son debidas a algún vertido puntual probablemente producido por la caída de contenedores durante su transporte marítimo, desgraciadamente algo más habitual de lo que parece.

El análisis mediante espectroscopía infrarroja con transformada de Fourier (FTIR) de más de 1.100 fragmentos y pellets, mostró que la mayor parte de los micro y meso plásticos eran fundamentalmente de polietileno y polipropileno, los dos plásticos más producidos y consumidos a nivel mundial, que, al tener una baja densidad, flotan en el mar y son transportados grandes distancias, pudiendo fragmentarse en trozos aún más pequeños.

Además, el alto grado de degradación de los meso y micro plásticos encontrados, corroborado también a través del análisis de sus espectros de infrarrojo, sugiere que se trata de microplásticos que llevan mucho tiempo en el medio marino, probablemente en el giro del Atlántico Norte y que son arrastrados hacia las islas por la corriente fría de Canarias. En este último caso, tras analizar durante un año completo las corrientes marinas del archipiélago, los vientos y el oleaje en la zona, se pudo constatar que durante todo el periodo de estudio las corrientes tienen una orientación predominante en dirección hacia la playa, lo que, unido a la orientación este de la misma, hace que en este punto se den las circunstancias adecuadas para considerarlo como un punto negro de contaminación por partículas plásticas.

Un estudio sobre microplásticos en las islas

El proyecto IMPLAMAC nace con el objetivo de crear un observatorio que permita estudiar en profundidad qué tipos de microplásticos están llegando a estos territorios insulares, cuándo se produce su llegada, así como la causa. Todos estos estudios tratan de identificar posibles puntos negros o puntos calientes de llegada masiva de estas microbasuras marinas que hasta ahora han pasado desapercibidos, destaca la ULL.

Los trabajos han sido desarrollados por el grupo de investigación en Química Analítica Aplicada de la Universidad de La Laguna, responsable de los estudios en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, y por el Centro Oceanográfico de Canarias del Instituto Español de Oceanografía (IEO), que ha estudiado la dinámica oceánica de la zona. También ha colaborado la Dirección General de Lucha Contra el Cambio Climático y Medio Ambiente del Gobierno de Canarias y la empresa pública Gestión y Planeamiento Territorial y Medioambiental, Gesplan, S.A., que han llevado a cabo los muestreos.

A raíz de este primer estudio realizado, el grupo investigador está monitorizando mensualmente la playa de Arenas Blancas, gracias a la colaboración de voluntariado de Cruz Roja y otros voluntarios, así como Playa Grande, en el municipio de Arico (Tenerife), con objeto de hacer un seguimiento más detallado de los dos únicos puntos negros de llegada masiva de microplásticos identificados hasta ahora en la provincia de Santa Cruz de Tenerife.

IMPLAMAC es un proyecto de tres años de duración liderado por la Universidad de La Laguna y en el que participan la Universidad de Las
Palmas de Gran Canaria, la Dirección Regional del Mar (DRM) y la Agencia Regional para el Desarrollo en Investigación, Tecnología e Innovación (ARDITI) del Gobierno de Madeira, la Secretaría Regional de Asuntos del Mar (DRAM) del Gobierno de Las Azores y la Universidad de Cabo Verde.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

ÚLTIMAS NOTICIAS