La oposición paraguaya rechaza la imputación de su presidente y convoca a la protesta

El directorio del Partido Liberal (PLRA), el principal de la oposición paraguaya, aprobó este jueves por unanimidad rechazar la imputación de su presidente, Efraín Alegre, por presunta falsificación de documentos en los gastos de campaña de las elecciones generales de 2018.
El PLRA también convocó una movilización nacional para el próximo 16 de junio, el mismo día en el que Alegre está citado para la audiencia de imposición de medidas, prevista para las 09.00 hora local.
El presidente del PLRA fue imputado junto a dos apoderados del partido por producción de documentos no auténticos, producción mediata de documentos públicos de contenido falso y uso de documentos públicos de contenido falso.
La Fiscalía se basó, para ello, en la presentación de una factura, presuntamente falsa, por gastos de combustible en una estación de servicio en la rendición de cuentas de los gastos de la campaña electoral de 2018, hecha en su momento ante el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE).
Tras conocer su imputación este lunes, Alegre atribuyó esa decisión "a un sistema mafioso que tiene atrapado" al país y que "controla una mayoría en el Senado, otra mayoría en Diputados y en otros estamentos importantes de poder".
El directorio del PLRA se alineó con su presidente y avanzaron que denunciarán persecución política ante la Organización de Estados Americanos (OEA) y otros organismos internacionales.
Asimismo, desde el Partido también coincidieron en replantear el juicio político a la fiscal general del Estado, Sandra Quiñónez, quien a finales de mayo se salvó de este proceso, después de que la Cámara de Diputados descartara el libelo acusatorio por mal desempeño de sus funciones.
Durante la reunión de este jueves, los miembros del Directorio decidieron denunciar ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (JEM) a los fiscales de la causa contra Alegre, Édgar Sánchez y Eugenio Ocampos.
El lunes pasado, Alegre aseguró que el fiscal Sánchez retuvo su expediente cuando debía haberlo enviarlo a otra unidad que ya acumula otras denuncias vinculadas a las mismas pesquisas.
La defensa del presidente del PLRA sostiene que la acusación carece de sustento jurídico.