La mascarilla en la actividad deportiva: Lo que no te cuentan

Tuvigú

La mascarilla se ha vuelto el complemento obligatorio de nuestras vidas. Su uso es indispensable para evitar una propagación de la COVID-19 y la industria ha aprovechado para realizar diferentes versiones que se adapten a cada uno de los escenarios en los que nos encontremos. El ámbito deportivo también se ha adaptado a esta realidad de su necesaria utilización, destinando recursos para el desarrollo de un artículo más cómodo, reutilizable y que permita mayor comodidad en la práctica deportiva.

Y es que desde el inicio del desconfinamiento, una de las actividades que más demandaban los ciudadanos era poder salir a la calle a realizar deporte. Las primeras recomendaciones señalaban que el uso de las mascarillas cuando realizábamos actividad física y deportiva era opcional.

En mayo, el Boletín Oficial del Estado recogía varios supuestos en los que no era exigible la mascarilla y uno era el “desarrollo de actividades en las que, por la propia naturaleza de éstas, resulte incompatible el uso de la mascarilla”. Así, se entendió que la práctica deportiva era uno de esos supuestos y que los deportistas podían acogerse a esta condición para no llevarla.

Asimismo, la acumulación de C02 a la hora de respirar y la falta de oxígeno era uno de los argumentos en los que se fundamentaba este uso opcional de la mascarilla.

Sin embargo, cada vez se conoce más información sobre el coronavirus y también sobre el uso de su principal enemigo hasta que se encuentre la vacuna. Algunos estudios médicos, instituciones sanitarias y expertos apuntan que en determinados espacios con gran concentración de personas, es de total necesidad para una óptima protección.

La Sociedad Española de Medicina del Deporte, junto con la Organización Médica Colegial, ha publicado un comunicado sobre el uso de mascarillas en la práctica deportiva en relación con la infección por virus SARS-CoV2, concluyendo que se debe utilizar la mascarilla aunque se realice actividad física.

El deporte es uno de los principales motores de nuestra vida, obliga a ejercitar nuestro cuerpo y aporta grandes beneficios para nuestra salud. En estos tiempos de pandemia, la nota negativa radica en la cercanía física en ciertas disciplinas de contacto, lo que podría propagar el virus. Este es el principal motivo por la suspensión de varias competiciones deportivas o el desarrollo de otras bajo implacables medidas sanitarias y sobresaliente inversión en garantías médicas.

Los expertos, además, recomiendan que se eviten los deportes de contacto mientras dure la pandemia y que en caso de no poder asumir las medidas de prevención expuestas por los organismos públicos y sanitarios, se abstengan de entrenar o competir con otras personas.

Algunos deportistas también se han alarmado sobre si el uso de la mascarilla durante el ejercicio es perjudicial o supone un hándicap para su rendimiento deportivo.

Mientras que no se ha constatado ningún efecto secundario perjudicial para la salud por su utilización, sí se ha confirmado que las mascarillas FFP2 sí afectan en pruebas de máximo esfuerzo. El rendimiento del deportista y parámetros cardiorrespiratorios, metabólicos y de confort sufren variaciones negativas, una situación que no se da con mascarillas quirúrgicas.

En definitiva, si haces deporte hazlo individualmente o, si no, protégete y protege a los que están a tu alrededor y ponte la mascarilla.

Animate TITSA

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

CajaSiete Banner Noviembre