La industria farmacéutica mexicana percibe sobredemanda de insumos médicos

La emergencia del COVID-19 ha causado una sobredemanda de insumos médicos, sobre todo de equipos de protección, por lo que las fábricas mexicanas trabajan al triple, según advirtió este jueves Rafael Gual, Director General de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma).

México es el octavo productor de equipo médico a nivel mundial y el primero en Latinoamérica, según la Canifarma, que reporta una inversión anual promedio de 38.000 millones de pesos (1.611 millones de dólares) en todas las especialidades del sector farmacéutico, con 93.600 empleados directos. 


"Hay una sobredemanda, donde se ha copado la capacidad de producción y se ha tenido que doblar y hasta triplicar turnos. Hay empresas que están en 'back order', es decir, que tienen pedidos por mucho más de lo que pueden producir", indicó en entrevista con Efe.

Asimismo, subrayó que la crisis del coronavirus también representa un reto por la sobredemanda y el cierre de plantas en otros países, lo que deja un vacío en la importación de materias primas y otros productos.
 
"Es uno de los desafíos que implica que las empresas tengan que trabajar a marchas forzadas e, independientemente de eso, hay también escasez de materias primas en algunos casos. Todo esto impacta a la industria en México", apuntó. 

SECTOR INDISPENSABLE 
El representante de la Canifarma aseguró que la industria está ocupada en atender las necesidades nacionales, pese a que México es el principal proveedor de estos productos de Estados Unidos, destino del 91 % de las exportaciones. 
"Lo que se está produciendo en México, se está quedando en México en este momento. México está enfocando sus baterías a cubrir lo que se requiere en el mercado nacional y lo que se va a necesitar en un futuro", afirmó. 
El Gobierno mexicano suspendió los sectores no esenciales la semana pasada al declarar la emergencia sanitaria por COVID-19, que ha causado 174 muertos y 3.181 en contagios en el país. 

A pesar de que la industria médica es esencial, la manufactura está tan interrelacionada, que se difumina esta línea, según explicó a Efe Carlos Mortera, Director para Latinoamérica de The Association for Manufacturing Technology (AMT).

Por ello, Mortera previó que tendrá lugar una reclasificación, al tiempo que las industrias que ahora están paradas, como la automotriz, podrían reconvertir líneas de producción para fabricar equipo médico considerado esencial, lo que ayudaría al sector.
"La demanda de producción de dispositivos médicos para la zona regional de Norteamérica, ha crecido en dobles o triples dígitos, obligando a que estén buscando más empleados, recursos y asociados que puedan trabajar en estas industrias", detalló el representante de la AMT