La 'guerra' con fuegos de artificio

Huele a pólvora. Huele desde cualquier punto de la isla de Tenerife cuando llega el 3 de mayo. Y cuanto más te acercas al norte, más cerca estás de ‘quemarte’ y de presenciar, en primera persona, uno de los ‘piques’ más populares de todo el Archipiélago. Huele a pólvora, virtualmente, desde por la mañana; y olerá, realmente, esta noche en Los Realejos, en la fiesta más explosiva de Canarias y una de las más importantes de España en el sector pirotécnico.

Es la fiesta de Cruces y Fuegos de Mayo 2018, una tradición centenaria que en los últimos años ha visto incrementado su exposición fuera del municipio y de Canarias, gracias a su declaración de Fiesta de Interés Turístico Nacional y con el objetivo de lograr alcanzar el de Interés Turístico Internacional en los próximos años.
Image

Fuegos artificiales en Los Realejos | CEDIDA

Esta noche, se volverá a rememorar el pique histórico entre las dos calles que más viven esta jornada y que protagonizan una rivalidad sana -o no- desde hace tres siglos. La calle El Sol y la calle El Medio. Una guerra pirotécnica protagonizada por los fuegos artificiales.

“Esto se lleva desde chiquitito. Te lo inculcan tu familia y tus amigos”, reconoce Tino, presidente de la Asociación Cultural Cruz de la Calle El Sol. “Hay gente que ha venido de fuera, se ha metido aquí y se ha enganchado. Son emociones… Son tantas cosas juntas que es difícil describirlas, la verdad”, añade ante la inminente llegada del momento más esperado del año.
Image
Tino, presidente de la Asociación Cultural Cruz de la Calle El Sol, en la calle protagonista horas antes de el enramado | AH

Tino nos recibe en la capilla y nos abre las puertas para mostrarnos la Cruz el día que comenzaba el enramado de la misma y de la calle, con la participación vecinal como protagonista. “Pensamos durante meses y se nos plantean ideas que tienen los vecinos durante el año para llevarlas a cabo en las fiestas, ya sea de enrames, fuegos o algo especial”.

Ante el orgullo de la declaración como Fiesta de Interés Nacional, el presidente de la Asociación confiesa que eso no va a cambiar la tradición, ya que si el “mérito” se lo dieron por lo que hacían, “por qué” iban a cambiarlo. “No sería lógico”.

Las largas y empinadas escaleras de la llamada calle El Cantillo une por cada uno de sus extremos a las protagonistas en su zona central. Escalones que firman una tregua en la calle neutral, la Dr. Antonio González, donde terminan unos y empieza el ascenso de los otros. Arriba, en dirección hacia la calle El Medio y habiendo logrado superar la altura, nos espera junto a la puerta de su casa Carmen Luisa, con una vida entera de más de 70 años viviendo en ella y ‘mamando’ de “la tradición y el pique” desde la época de sus abuelos.
Image
Al fondo, en lo alto de la escalera, la capilla en la calle El Sol, vista desde el cruce de la calle de El Medio y la calle El Cantillo | AH

“Tú pon ahí que siempre gana la calle de El Medio”, comenta orgullosa mientras tomo nota. “Cuando son los fuegos estamos pendientes de quién quema más y quién suelta los mejores”, añade Carmen Luisa, que relata, además, la verdadera importancia de la fiesta para los realejeros.

“Es un día muy bonito e importante, sobre todo para los vecinos. Significa la Cruz. No tenemos sino el apego a la Cruz. Nos lo metieron desde chiquititos y todos llevamos en el interior a la Cruz Bendita. La traca grande es cuando entra la procesión y hay muchísima gente”.

Image

Algunas de las baldosas con inscripciones alusivas a la Fiesta en la calle El Sol | AH

Y es que todo este pique de fuegos y enrames gira en torno a la Cruz y a la procesión que precede a la gran pirotecnia y que ya le acompaña durante la misma. Son estas dos calles, con sus capillas engalanadas, las que protagonizan, junto al núcleo de La Cruz Santa y sus 89 cruces particulares enramadas y visitables, esta festividad.

La citada procesión nocturna comenzará a las 22:00 horas, partiendo desde la iglesia de Santiago Apóstol con rumbo a la calle El Sol a hombros de sus cargadores, antes de ser traspasada a los cargadores de la calle El Medio en la confluencia de ambas, en la calle de La Pila. Serán estos últimos los encargados de devolver al Santo Madero a su lugar de origen aproximadamente con la llegada de una nueva medianoche.

Image

Linea de adoquines que delimita la 'frontera' entre El Sol y El Medio en la calle La Pila, donde se traspasan la Cruz | AH

“La calle de El Sol siempre va a ganar, eso está claro. Cada calle va a decir que gana ella”, resalta Rebeca, que junto a su compañera Miriam concretaban, en el momento del reportaje, las ropas que llevaron este miércoles los niños en el festival infantil que organiza la Asociación Cultural Cruz de la Calle El Sol.

Ambas aseguran que el pique “es real” y que estos días, cuanto menos se vean “mejor”, y hoy en particular. “Es simbólico, pero es real”, comentan entre risas. A pesar de su juventud, tanto Rebeca como Miriam, señalan que ese simbolismo significa “que llegó mayo”, un mes que para el municipio es muy importante. “Es mucha emoción, tradición, costumbre… Estamos ante las puertas de que todo empiece y todo acabe. Los fuegos pueden ser el momento cumbre, pero queda todo mayo”.

Image

Rebeca (derecha) y Miriam (izquierda), preparan indumentaria infantil | AH

Unos fuegos artificiales que un año más volverán a contar con las representaciones habituales de las empresas pirotécnicas de esta fiesta. Por un lado, la local y bien conocida por esta casa, los Hermanos Toste, que volverán a defender la pólvora de El Sol, mientras que El Medio será representados por los Hermanos Caballer, valencianos y que llevan desde 2007 defendiendo los intereses pirotécnicos de la calle realejera.

Uno de los vecinos más populares, o el que más a día de hoy y en defensa de las fiestas, es el alcalde del municipio, Manuel Domínguez, que vivirá con fervor la jornada de hoy, con el momento cumbre de la nocturnidad. “Los Realejos cuenta con un día de referencia importante en el ámbito local, pero también en el ámbito nacional e, incluso, internacional que es este día”, afirma el edil para AtlánticoHoy.

Image

El alcalde de Los Realejos, Manuel Domínguez, junto a la concejala de Fiestas, Isabel Socorro, y el párroco de la Parroquia Matriz del Apóstol Santiago, Francisco Hernández | AH

“Quiero agradecer sinceramente y encarecidamente a quienes ya no están con nosotros, pero han dejado esa semilla, y quienes han sido capaces de seguir regando ese arbolito para que pueda dar sus frutos, que son los vecinos de ambas calles y aquellos que no, que también se suman al trabajo constante, diario y anual para que podamos disfrutar todos de esa exhibición única pirotécnica de este municipio”.

Ante la relevancia y la llegada del gran día, no podemos evitar preguntarle sobre sus preferencias en este famoso pique del que tiene mucho conocimiento como vecino de toda la vida. “Ciertamente no tengo historia con las calles y aunque lo tuviese no sería capaz de decirlo, sencillamente porque como alcalde del municipio, más que como realejero, debo de mantener mi imparcialidad”, esgrime. “Hay que respetar el trabajo que nace de la mano y del sudor de estos vecinos y vecinas de ambas calles, pero yo creo que la alternancia, esa no existencia de jueces, pero sí de un veredicto público, ha dado que esto se mantenga en el tiempo”, sentencia el alcalde para atlanticohoy.com.

Image

Traca a la entrada en el templo parroquial tras la procesión de la Santa Cruz por la mañana | CEDIDA

La historia detrás del pique
Estudiosos del municipio de Los Realejos indican que esta rivalidad, hoy sana, comienza a finales del siglo XVIII, como consecuencia de las diferencias sociales de dos clases bien diferenciadas. Por un lado, en la calle de El Medio, los propietarios de las tierras por donde discurría esta calle, también conocida como calle de los Marqueses. Por el otro, medianeros y pequeños campesinos de la calle El Sol. Esta cercanía de dos clases sociales tan diferenciadas, marqueses y campesinos, se ve como el desencadenante principal en la historia del municipio. De ahí surge el conflicto entre las calles, pero, ¿por qué los fuegos?

El problema llegaba con el paso de la Cruz en procesión. Cada una de las calles en conflicto prendía hogueras, humos de colores y buscaban hacer mucho ruido, pero con la llegada e irrupción de la pirotecnia, los petardos y los voladores comenzaron a cruzar los cielos realejeros en busca de alcanzar la calle rival, provocando batallas campales.

Image

La calle de El Medio, preparada | AH

Programación del 3 de mayo, festividad de la Santa Cruz

  • 10:00 horas. La Cruz Santa Recepción a los grupos del programa “Descubre Los Realejos” 
  • De 10:00 a 17:30 horas. Desde la Avda. de los Remedios hasta La Cruz Santa en guagua turística para visitar las cruces (con paradas en Avda. Los Remedios, Calle La Pila, Calle Reyes Católicos, Carretera Nueva, esquina con la Calle Real en la Cruz Santa y San Agustín) 
  • 11:30 horas. Parroquia Matriz del Apóstol Santiago. Solemne celebración ecuarística. La parte coral estará a cargo de la Coral Polifónica Pedro Fuentes López. A continuación, procesión de la Santa Cruz y traca a la entrada en el templo parroquial 
  • 18:00 horas. Calles El Medio y El Sol. Pasacalle con Fanfarria Realejos 
  • 22:00 horas. Parroquia Matriz del Apóstol. Procesión de la Santa Cruz. En el transcurso de la misma tendrá lugar la exhibición pirotécnica entre las Calles El Sol y El Medio, una de las mayores de Europa, a cargo de las pirotecnias Hermanos Toste y Hermanos Caballer. Retransmisión en directo a través de www.losrealejos.travel.