La familia de Yéremi pide la reapertura del caso y tacha de "parcial" al juez

La familia de Yéremi Vargas, el niño que desapareció en Vecindario (Gran Canaria) hace trece años, pedirá la próxima semana que se reabra la investigación contra Antonio Ojeda "El Rubio", el último sospechoso, y pedirá la abstención del juez que sobreseyó el caso por considerar que fue "parcial" en su resolución.

La madre y el abuelo del niño, Ithaisa Suárez y José Suárez, y el abogado que les representa desde hace un año, Marcos García Montes, han explicado en rueda de prensa que van a aportar en apoyo de su solicitud "más argumentos" que los que, a su juicio, han servido para que se retomen los casos de otros desaparecidos como Marta del Castillo (2009), el "Niño Pintor" (1987) y Madeleine McCann (2007).

En octubre de 2017, el Juzgado número 2 de San Bartolomé de Tirajana acordó sobreseer provisionalmente las investigaciones abiertas a raíz de la desaparición de Yéremi, al entender que no existían hasta ese momento "medios de prueba, siquiera indiciarios, que de un modo objetivo y razonable permitan dirigir la causa contra una persona o personas indeterminadas", tampoco contra Ojeda.

La decisión fue confirmada meses después por la Audiencia de Las Palmas, en un auto que advertía de que proseguir en ese momento la causa sin "indicios sólidos" podría llegar a comprometer legalmente su continuidad en el futuro en el supuesto de que la Guardia Civil descubriera nuevas pistas de lo que le pasó al niño.