La desescalada entra en recta final con sus mejores datos: sin fallecidos en 24 horas

La desescalada entra en su recta final con los mejores datos en tres meses, después de que el Ministerio de Sanidad haya notificado solo 48 nuevos casos de coronavirus, mientras más de la mitad de España estrena la última etapa de la desescalada, a la que valora si pide su acceso adelantado Madrid, tras llegar a la fase 2, junto a Castilla y León y Barcelona, que ya ha anunciado que no solicitará avanzar de forma anticipada.

Con ese bajo número de contagios, la preocupación siguen siendo los rebrotes, con la vista puesta de nuevo en algunas aglomeraciones que se repiten cada sábado y cada domingo y en lugares como Portugal, donde se ha producido un significativo aumento de casos en los últimos días.

Los rebrotes también cotizan en el mercado de las previsiones económicas y lo hacen empujando a mayor velocidad al Producto Interior Bruto (PIB) por el brazo descendente de la “V” que, en sus diferentes variantes, marca el signo de la recesión y las expectativas de la recuperación. De esta forma lo recoge en sus últimas proyecciones el Banco de España, que prevé una caída de la economía de hasta el 15% si hay este año un fuerte rebrote.

La crisis sanitaria que, con el confinamiento y el parón de todas las actividades, derivó de inmediato en una crisis económica dejó en un segundo plano, hibernados, muchos de los asuntos habituales como la actividad judicial, que este lunes, apenas reactivada, ha situado en el primer plano al rey emérito Juan Carlos con la decisión de la Fiscalía del Tribunal Supremo de investigarle por los pagos de comisiones en las obras del AVE a La Meca.

El desajuste de las series

El SARS-CoV-2 ha causado oficialmente en España 27.137 fallecidos con 241.717 casos diagnosticados mediante pruebas PCR, según los datos facilitados hoy por el Ministerio de Sanidad, que siguen siendo motivo de polémica desde que se modificaron a finales de mayo para depurar y ajustar las series, que ya se habían roto semanas atrás.

Algunas variables no se actualizan desde hace tiempo, como la de curados, y otras se consignan atendiendo a parámetros distintos, como las muertes, de las que solo se ofrecen a diario las registradas en los últimos siete días, después de sacar de la estadística unas 2.000 defunciones y “congelarla”, a la espera de una revisión, seguramente al alza, que ya se esperaba para la semana pasada.

Sí que se informa ahora de un hecho que es relevante para mostrar la evolución de la epidemia, el de los casos diagnosticados con fecha de inicio en los últimos siete días, que se sitúa en 247, con una incidencia acumulada de casos por cada 100.000 habitantes de 0,53. También el de las hospitalizaciones, 145 en la última semana, y el de los ingresos en cuidados intensivos, 14 en los últimos siete días.

Pese a estos datos favorables, que deben confirmar este martes los habituales reportes retrasados del fin de semana, las autoridades sanitarias siguen poniendo énfasis en la cautela y las medidas de protección para evitar los tan temidos rebotes, como el registrado en el Hospital de Basurto, en Bilbao, al haber dado positivo ocho pacientes y dos profesionales sanitarios, que hasta ahora están siendo controlados con rapidez por los sistemas de detección precoz.

La preocupación por los posibles repuntes, más allá de que la mayor parte de los casos que se diagnostican ahora son asintomáticos o presentan cuadros leves, es mayor con el levantamiento de restricciones en las dos áreas más pobladas de España, Madrid y Barcelona, que han entrado este lunes en la fase 2, junto a Castilla y León.

La Comunidad de Madrid no descarta pedir en los próximos días su pase adelantado a la fase 3, en la que ha entrado este lunes el 52 por ciento de la población española, con la movilidad interprovincial, excepto en Extremadura, la eliminación de las franjas horarias y el acceso a la barra de los bares. Sí lo descarta, en cambio, la Generalitat de Cataluña, que ya ha anunciado que solo propondrá el pase a la fase 3 el próximo 15 de junio de las regiones sanitarias de Girona y Catalunya Central, con lo que Barcelona y su área metropolitana permanecerá una semana más en la 2 junto a las regiones sanitarias de Alt Penedès y el Garraf y Lleida.

La crisis económica derivada de la crisis sanitaria todavía en plena efervescencia será más dura y más larga en función de cómo evolucione la epidemia y, sobre todo, si hay un fuerte rebrote o una segunda ola a partir del otoño. Con esas premisas, el Banco de España ha presentado sus nuevas previsiones con tres escenarios sobre la caída del PIB, del 9%, del 11,6% y del 15%.

El desplome sin precedente de la economía, tras el parón del confinamiento, tendrá también en este marco hipotético una recuperación rampante en 2022 del 9,1, el 7,7 o el 6,9 por ciento que, en el mejor de los casos, permitiría volver alcanzar el nivel previo a la irrupción de la covid-19 el próximo año, pero que en los otros dos no se conseguiría hasta 2023.

Las proyecciones macroeconómicas del Banco de España, presentadas hoy, vaticinan, en consecuencia, una crisis en forma de "uve muy asimétrica", con elevados niveles de déficit y deuda pública, que se disparará este año al 114,5% del PIB en el mejor escenario y al 119,3% en el intermedio.

Esta crisis afectará obviamente al empleo con un aumento de la tasa de paro este año, según las predicciones de la entidad supervisora, que se moverá en una horquilla de entre el 18,1% y el 23,6% en función de los diferentes escenarios, y que podría incluso incrementarse en 2021, una vez que dejen de estar en vigor las medidas mitigadoras de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE).

Parte de ese desempleo estará relacionado con el posible cierre de hasta 100.000 establecimientos como calcula que podrían producirse la Confederación Española del Comercio, que ha informado de la reapertura hasta el día de hoy del 88% de los comercios de España y del 72% de la hostelería tras la entrada en la fase 2 de Madrid y Barcelona y en la fase 3 del resto de más de la mitad de España.

La evolución de la epidemia sigue siendo favorable. Además, ahora se detectan más rápido los nuevos contagios.

➡️No bajemos la guardia.

➡️Hay seguir siendo PRUDENTES y mantener las medidas de PRECAUCIÓN para evitar rebrotes.

Lo explica Fernando Simón⤵️ #NoLoTiresPorLaBorda pic.twitter.com/m6eMrNDUv9