La deportista paralímpica Gema Hassen-Bey intentará coronar el Teide

El Cabildo de Tenerife, a través de las áreas de Medio Ambiente, Deportes y Turismo, junto con el Ayuntamiento de La Orotava colaboran en el proyecto de Ascenso Teide 3K-Cumbre Bey Kilimanjaro Challenge que realizará la deportista paralímpica Gema Hassen-Bey del 31 de octubre al 12 de noviembre en la Isla. La atleta paralímpica intentará culminar los 3.718 metros de la cima tinerfeña en su preparación para coronar el Kilimanjaro, la montaña más alta de África.

La iniciativa, en la que colaboran el Cabildo y el Ayuntamiento de La Orotava, se enmarca en el proyecto Cumbre Bey Kilimanjaro Challenge

La iniciativa fue presentada este martes 10 en el Palacio Insular por del presidente del Cabildo, Carlos Alonso; los consejeros de Medio Ambiente, Turismo y Deportes, José Antonio Valbuena, Alberto Bernabé y Cristo Pérez, respectivamente, el alcalde de La Orotava, Francisco Linares; y la deportista Gema Hassen-Bey, que estuvo acompañada por parte de su equipo para este reto, entre los que se encuentra el colectivo Montaña para todos.

Alonso indicó que "es un ejemplo de superación para muchas personas. Gema encarna el deseo de muchas personas de superar sus límites, de llegar a una meta, ya sea subir al Teide, al Kilimanjaro o simplemente salir de casa. Son esos valores, los de la constancia, la superación, el sacrificio, los que tenemos en la estrategia Tenerife 2030 con la que queremos una sociedad mejor formada y preparada y también más solidaria".

Gema Hassen-Bey dijo que "lo importante no es el resultado, sino el camino. He vivido toda mi vida los valores del deporte, soy una luchadora y no voy a parar hasta llegar a la cima. Quiero ser la primera mujer en subir en silla de ruedas al Teide, pero espero que no sea la última. Y eso lo voy a lograr con la ayuda de todos", aseguró.

Sobre las dificultades de subir al Teide, la deportista explicó que "no estamos hablando de personas con discapacidad sino con capacidades diferentes. Seguro que habrá momentos difíciles, pero los superaré con la ayuda de todo el equipo". Asimismo, anunció que durante el reto de subir al Teide presentará un pantalón especial para protegerse del frío, la primera silla de ruedas de escalada del mundo "y una sorpresa especial que desvelaré cerca del pico del Teide".

Un reto de siete a diez días de ascenso

El nivel de dificultad que la atleta debe superar es tan alto, que lo que para una persona que suba a Teide le llevaría una jornada de 5 horas le supondrá a ella y a los miembros y voluntarios de la expedición varios días para realizarlo. La estimación aproximada podría estar en torno a 7 y 10 días de ascenso.

La atleta deberá hacer frente a los siguientes obstáculos y dificultades: dureza del suelo volcánico, incomodidades de los vivacs nocturnos, climatología con altos grados de insolación durante el día debido a la incidencia de los rayos de sol directa durante el día, hipotermia causada por las bajas temperaturas de hasta -10 grados en la noche, estrechez y angostura del camino a la que deberá ajustarse, duras pendientes que en algunos tramos alcanzaran los 60 grados de inclinación, obstáculos y escalones de hasta 20 cm de altitud que tendrá que sortear, la fuerza que en ocasiones deberá aplicar con los brazos para superarlos y a resistencia de ascender durante varios días consecutivos; la adecuación a la altitud a partir de los 3.000 metros, siendo la primera vez que la atleta paralímpica se enfrenta al esfuerzo y adecuación a la altitud
.

Todo ello lo superará con la ayuda de su equipo que podrá asistirla, pero no impulsarla durante el trayecto hasta la cima. Y también con la solidaridad de las personas que quieran acompañarla como voluntarias y apoyarla a través de su ‘crowdfunding’ para conseguir ser la primera mujer en lograr por su propio esfuerzo alcanzar la cima del Teide y abrir un nuevo camino y esperanza para muchas personas.